El candidato socialista a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, se ha comprometido si las urnas le apoyan el 4 de mayo a poner en marcha un plan de ayudas directas a empresas dotado de 1.300 millones de euros.

En un acto compartido con su número dos, Hana Jalloul, y el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, Gabilondo ha adelantado otras de las medidas que impulsaría desde el 5 de mayo, como adelantar el toque de queda a las 22 horas en aquellos municipios con una incidencia acumulada de coronavirus superior a los 300 casos por cada 100.000 habitantes.

Unido a un aumento de los cribados en las zonas con mayor incidencia dado que en la Comunidad "hay capacidad para más de 200.000 pruebas semanales".

Apoyo a la hostelería

Gabilondo ha puesto especial énfasis en el apoyo económico a la hostelería, uno de los "sectores más castigados" y que necesita apoyo pero "ya mismo, no con frases". Y todo porque Madrid "es la única Comunidad sin ayudas directas a la hostelería".

"En 24 horas se puede hacer, se puede convocar al gobierno de la Comunidad con un consejo extraordinario para transferir un presupuesto de 80 millones de euros del fondo de contingencia porque las restricciones a la actividad deben ir acompañadas de ayudas directas", ha indicado.

El programa socialista al 4M incorpora un plan de ayuda directa a empresas dotado con 1.300 millones de euros. "Queremos apoyar a las pymes, a los autónomos, a las empresas de hostelería, a los comercios. No dejarles en desamparo. Queremos promover nuevas políticas activas de empleo, con más formación, con incentivos a la contratación, apostando por la internacionalización de las pymes", ha desgranado.

"Democracia o miedo"

Gabilondo ha planteado que las elecciones del 4 de mayo plantean el dilema de elegir entre "democracia o miedo" y ha insistido en su rechazo a los extremismos porque "no son el camino".

El líder socialista madrileño ha arrancado lamentando que para algunos ponerse de acuerdo es "síntoma de rendición, de fragilidad, de incapacidad", algo con lo que está radicalmente en contra.

El candidato socialista ha abogado por un partido "de corazón y con corazón" remarcando que la palabra 'coraje' incluye 'corazón', igual que la palabra 'acuerdo'. Esto le ha llevado a reivindicar "una política de corazón en una sociedad en la que parece que prima la política desalmada".

Su campaña se basa en tres ejes, explicitados en la lona que desde cuelga en Callao y con la que hace un llamamiento "a los demócratas de cualquier condición", no sólo a los progresistas. El primero pasa por "evitar el gobierno de Colón", el segundo eje es "un 'no' a los extremismos" y el tercero es una apuesta por "un gobierno serio para gobernar en serio".

La 'amenaza' de Colón

"Estamos ante un dilema en el que hay dos opciones, o la democracia o el miedo, la esperanza o la confrontación. Se trata de elegir un gobierno serio para gobernar en serio o el gobierno de la Plaza de Colón", ha advertido.

Esto le ha llevado a cargar contra la estrategia de vacunación del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso porque "no es seria" en una situación en la que están aumentando los contagios, hospitalizaciones e ingresos en UCI o "cuando la primera decisión ante la cuarta ola es cerrar los centros de salud en días no festivos".

Citando a Simone de Beauvoir cuando alertaba de que lo más escandaloso es acostumbrarse al escándalo, Gabilondo ha alertado de que poner "lo público al servicio de intereses privados es una forma de corrupción". "No debemos perder la capacidad de asombro, no debemos acostumbrarnos a lo escandaloso. Yo no me resigno a esa realidad que quiera la ultraderecha para Madrid", ha concluido.

Illa acusa a Ayuso de "deslealtad"

Por su parte, el exministro de Sanidad y líder del PSC en el Parlament, Salvador Illa, ha arremetido contra la gestión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a la que ha acusado de deslealtad institucional al aprovechar los momentos en los que necesitaban "remar unidos" para "seguir crispando".

Illa respalda a Gabilondo y acusa a Ayuso de "deslealtad institucional" Agencia ATLAS | Foto: EFE

"Ayuso ha estado más centrada en atacar al Gobierno de España que en proteger a Madrid y a sus ciudadanos cuando más falta hacía", ha afirmado Illa.

"Es el fanatismo, es el espectáculo. No hace falta que os cuente a dónde lleva todo esto", ha criticado, y ha afirmado que la crispación "que conoce bien en Cataluña" se está empezando a instalar en Madrid. "Un Gobierno al que no le interesa la gestión, que expulsa a sus socios y nos hace ir a las urnas por puro partidismo", ha insistido.

En un encuentro con el candidato a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, y la número dos de la lista, Hana Jalloul, Illa ha sentenciado que la política está llena de matices, frente a la que hace "elegir entre trincheras", que es "inútil".

"La política que nos quiere hacer elegir entre el blanco y el negro es inútil", ha incidido, y ha explicado que "él sabe bien de lo que habla", en referencia a la polarización política en Cataluña y a la estrategia de la campaña del PP en la Comunidad de Madrid.

Asimismo, Illa ha insistido en que España ha aprendido de los errores y que saldrá de la crisis "protegiendo y creando empleo y no dejando de lado a los más vulnerables". "Esto es hacer política", ha expresado.

"Lo revolucionario es ser sensato"

El exministro de Sanidad ha resaltado el trabajo y la trayectoria de Gabilondo y ha hecho hincapié en que este siempre "ha entendido la política como la actividad más noble, como un servicio al bien común", la política "con mayúsculas, pero sin grandilocuencia".

"Solo los socialistas podemos ofrecer la estabilidad y la buena gestión que Madrid necesita después de años de mala gestión y de una evidente falta de lealtad institucional, algo que se ha acentuado en este último año", ha expresado.

Además, Illa se ha considerado a sí mismo como otro político "soso, serio y formal", al igual que Gabilondo, a quien considera "valiente".

Te puede interesar:

"Valentía es lo que a ti te sobra, Ángel", ha expresado, y ha criticado la confusión entre esa cualidad y la radicalidad, así como la perversión del de "moderación".

"Ser moderado y llegar a acuerdos es poco menos que ser un cobarde. Yo reivindico aquí que la valentía es inversamente proporcional a la intransigencia: es sentarte a negociar con quien piensa diferente a ti, entender y asumir que debemos de ceder todos un poco".