El sindicato de enfermería Satse mostró ayer su rechazo a la resolución que regula la ampliación de la jornada laboral del personal dependiente del Servicio Extremeño de Salud (SES) que, a su juicio, penaliza a los profesionales y perjudica a los pacientes. El secretario regional de Satse, Damián Cumbres, anunció que si la Consejería de Salud no rectifica, se interpondrán acciones judiciales.

El sindicato sostiene que la medida es "contraria a derecho" porque establece que el aumento de la jornada ordinaria de trabajo se extiende a las guardias, vulnerando así la ley, que las distingue "expresamente" y critica que la resolución solo busca rebajar "nuevamente" las retribuciones del personal sanitario, en lugar de aprovechar las dos horas y media más para tener abiertos, en jornada ordinaria, durante más tiempos los centros sanitarios y prestar una mejor atención a los usuarios.

Cumbres señaló que, en el caso de Atención Primaria, su propuesta es que los enfermeros empiecen su jornada laboral media hora antes (7.30 horas) o finalicen 30 minutos después (15.30 horas), para así cumplir las 37,5 horas que deben trabajar a la semana. Mientras, para los que desarrollan su labor en los hospitales piden que se reconozcan "el solape" que --explicó-- son los 15 o 20 minutos que los enfermeros añaden de forma oficiosa a su jornada laboral para informar a los compañeros en los cambios de turno. Si se computa este tiempo de más que ahora dedican "por responsabilidad", cumplirían también con el nuevo horario.

El secretario regional de Satse señaló que no han estimado aún la pérdida de poder adquisitivo que supone la medida, porque lo que más le preocupa es la repercusión que tiene en la calidad asistencial. Cumbres señaló que están abiertos al diálogo antes de acudir a la vía judicial.