Avanza a buen ritmo la recuperación de la actividad presencial en la Atención Primaria por parte del Servicio Extremeño de Salud (SES). Según informan a este diario desde la Dirección General de Asistencia Sanitaria del SES y la Gerencia del Área de Salud de Mérida, desde el pasado mes de marzo se ha trabajado «con agendas dinámicas que han garantizado entre un 60 y un 70% de consultas presenciales». Cabe recordar que hace apenas tres meses la realidad era bien distintiva, ya que la presencialidad se había recuperado en un 37% de las consultas, mientras que el 63% restante seguía realizándose a través del teléfono. 

«El objetivo es ir incrementando la proporción de consultas presenciales a lo largo de los próximos meses, garantizando siempre la seguridad del paciente y los profesionales», destacan, al tiempo que especifican que «determinados tipos de consulta podrán seguir siendo abordadas telefónicamente por haberse demostrado su alta capacidad de resolución, como por ejemplo algunas consultas administrativas».

Desde los departamentos sanitarios explican que no hay datos «precisos» sobre las consultas presenciales y telemáticas porque desde junio del año pasado, la mayor parte de los centros de salud de la región, especialmente los urbanos, están gestionando directamente sus agendas y reservan una parte de los huecos para conceder, a través del teléfono o la unidad administrativa del centro, citas consideradas prioritarias (por ejemplo pacientes con fiebre, seguimiento periódico de pacientes positivos en Covid, u otras patologías que requieren consulta no demorable), y realizar así una gestión adaptada al problema a resolver.

En cuanto a los tiempos de espera, desde Sanidad señalan que «existe una gran variabilidad» en función de las circunstancias de cada centro, y de cada profesional, pudiendo variar entre uno y siete días, con la premisa de que «todo motivo de consulta no demorable es valorado en el mismo día».