El Consejo de Gobierno ha aprobado hoy la declaración de Villa Termal para la localidad pacense de Alange, ya que este municipio cuenta con un balneario activo en su casco urbano. Dicha instalación fue declarada de utilidad pública en 1869 por sus aguas minero-medicinales y por sus fines terapéuticos y preventivos para la salud, y cuenta con un considerable número de usuarios que deposita su confianza en la calidad de sus tratamientos y servicios, según la reseña del Ejecutivo autonómico. Sus termas romanas forman parte del Conjunto Arqueológico de Mérida, que ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad otorgado por la Unesco en 1993.

Esta actividad ha propiciado el desarrollo del sector turístico y motivado la creación de un número significativo de alojamientos, así como el incremento de una amplia y variada oferta especializada en el turismo de salud. El decreto 68/2002, por el que se establece y regula el procedimiento para la declaración de Excelencia Termal, establece el procedimiento para la declaración de Villa Termal. 

A ella se podrán acoger las localidades que cuenten, al menos en los diez años anteriores, con una instalación de balneario activa y continuada, además de un número significativo de alojamientos turísticos cuya principal actividad esté vinculada a ese recurso. Cabe recordar que el pasado mes de marzo, Mérida y Alange acordaron iniciar una colaboración conjunta para la promoción de ambos destinos a nivel turístico.