La llegada del mes de julio es sinónimo de planificar las vacaciones estivales, el destino y alojamiento, en definitiva, todo lo necesario para aprovechar al máximo el periodo vacacional. Después de un 2020 agotador, el verano del nuevo año se presentaba esperanzador y así ha sido hasta que en las últimas semanas volvieron a dispararse los casos de coronavirus y con ello las cancelaciones. Con esta situación, los emeritenses prefieren destinos cercanos como Huelva, Cádiz y la Costa del Sol, en contraposición con los viajes fuera de España. Apenas hay movimientos con otros países europeos debido a la inseguridad que genera la situación sanitaria, aunque hay un destino que sigue enamorando a los ciudadanos y ese es el Caribe, rincón predilecto desde tiempos lejanos que sigue teniendo tirón a pesar de la pandemia. 

Tras el buen ritmo de vacunación y con una incidencia baja durante la primavera, un gran número de personas se acercaron a sus agencias de viajes de confianza para programar sus vacaciones. «En el mes de mayo, cuando abrieron las comunidades, empezaron a hacerse reservas y la cosa iba bastante bien, aunque no como los años antes de la pandemia», afirma Ángel Silvero de Valsol Tours. Pero la situación sanitaria dio un paso atrás «en junio y las primeras semanas de julio con el aumento de los casos», por lo que «hay bastantes cancelaciones de aquellas reservas que se hicieron a principios de mayo». José Antonio Rodríguez de Viajes José Antonio asegura que la situación es como «una noria», pues «hay periodos donde está bien, luego vienen las noticias y vuelven las anulaciones, en fin, la gente se mueve por lo que se ve en la televisión». En comparación con los anteriores meses de junio, julio y agosto «no es un verano pleno, pero funciona algo mejor», sostiene Loli de Viajes Galán Tours, quien añade que «respecto al año pasado, hay más movimiento». 

En cuanto al número de días que se hospedan los viajeros, la trabajadora de Galán Tours explica que suele estar en «una media de 2-3 noches», además añade que «las reservas largas son complicadas y es la tónica de unos años para atrás». «Aquí somos muy de última hora y más con la circunstancia que tenemos», subraya. Silvero destaca que otra de las fórmulas es viajar solo durante un fin de semana para comprobar si en el alojamiento se cumplen las medidas sanitarias: «He tenido clientes que se han ido en junio un fin de semana, han comprobado que en los hoteles hay mucha seguridad y después se van en septiembre».  

Por otro lado, después de que en el verano pasado disminuyera el número de viajes, esta temporada el deseo de volver a hacer las maletas, salir y disfrutar de un ambiente distinto al cotidiano ha provocado un aumento de las reservas. «Creo que la gente tenía ahorros del año pasado, entonces se está notando. Hubo clientes que reservaron en marzo y lo hizo a un muy buen precio. Pero a la gente tú le hablas de dos mil y pico euros y no le importa pagarlo tanto como otros años. Yo creo que tienen ahorros y ganas de salir», explica el gerente de Valsol Tours. 

Los destinos 

Referido al destino, los emeritenses lo tienen claro. «La mayoría suele ir a la playa, sobre todo a la Costa de Sol por el precio, aunque también se vende mucho la zona de Huelva», manifiesta Rodríguez. «Buscan proximidad. Cádiz, Huelva y Costa del Sol», recalcan desde Viajes Galán, además de indicar que en los viajes internacionales «se está vendiendo algo del Caribe, pero hay que ir con mucha cautela». Esto lo reafirman desde Valsol Tours: «Los pocos que viajan al extranjero prefieren República Dominicana. Hay que tener en cuenta que no hay seguridad y al no haberla, porque no sabes si te van a pedir PCR u otra cosa, muchas veces te supone más el gasto en eso que lo que vale el vuelo, además del miedo de contagiarte en otro país». Sobre el continente europeo, Rodríguez apunta que «ahora mismo no viaja nadie porque son muchas restricciones y es más complicado».

Las agencias de viajes de la ciudad aseguran que la mayor parte de los clientes que acuden a sus oficinas lo hacen por la confianza y tranquilidad que les generan. «Yo creo que los ciudadanos vienen a las agencias por la seguridad, además proporcionamos información del destino, como los documentos que tienes que llevar o las medidas vigentes», indica Silvero, quien también afirma que «la gente está volviendo a confiar en nosotros, porque los precios son prácticamente iguales que en internet». Sobre este asunto, Rodríguez asiente que «la gente se da cuenta que hay una persona, un teléfono 24 horas donde puedes llamar sin compromiso y los precios son muy parecidos».