Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Mérida detuvieron ayer a una mujer de 51 años por su presunta autoría de un delito contra la salud pública, concretamente por tráfico de drogas, al ser la responsable de una plantación de interior. Se han intervenido un total de 496 plantas de marihuana en proceso avanzado de crecimiento y material necesario para el cultivo y producción de las mismas, como lámparas, trasformadores o un extractor.

La investigación comenzó a principios del mes de julio, cuando el grupo de estupefacientes de dicha comisaría, tuvo conocimiento de forma anónima, de la posible existencia de una plantación de interior en la barriada de San Juan. Los investigadores realizaron gestiones y vigilancias discretas sobre la barriada, localizando en un primer momento el lugar exacto donde se estaba cometiendo el ilícito penal, para, posteriormente, identificar plenamente a la responsable del hecho.

Los agentes pudieron percatarse del fuerte olor que desprendía la vivienda y del sonido constante asociado a los extractores y el sistema de refrigeración necesarios para el correcto crecimiento de este tipo de plantaciones. Tras reunir todos los indicios, ayer por la mañana se practicó un registro, con la preceptiva autorización, y en ese momento se procedió a la detención de la investigada, que dio cuenta de lo acontecido a la autoridad judicial, según ha informado la Policía Nacional en nota de prensa.