El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, ha asegurado que aunque comparte la "sensibilidad" de la Plataforma 8M, no puede impedir la celebración del concierto de Plácido Domingo el próximo 25 de septiembre en el teatro romano.

Dicha plataforma ha convocado una reclamación masiva para solicitar la cancelación de la actuación del tenor, debido a las acusaciones de acoso sexual que ha recibido en los últimos años.

Sin embargo, y a pesar de que "respeta profundamente" esta acción, ha dicho Rodríguez Osuna, lo que pide la plataforma "no se puede cumplir", porque supondría, a su juicio, incurrir en prevaricación.

"No hay ninguna ley que prohíba a un artista actuar en un recinto público", ha señalado al respecto, tras lo cual ha añadido que "impedir que alguien que paga una tasa en un recinto público no pueda actuar, sería prevaricar, sería un delito".

"Una cosa es la sensibilidad, la voluntad que un colectivo pueda tener", que según ha señalado defiende y apoya, pero "otra cosa es que el Ayuntamiento de Mérida cometa una irregularidad, que es que alguien que cumple con la ley pudiera actuar en un sitio".