La guardería de Las Abadías cierra sus puertas con el curso ya iniciado, y lo hace después de que ninguna empresa se haya interesado por su gestión tras la marcha de Mensajeros de la Paz. La entidad ya anunció en febrero que renunciaba a ejecutar la prórroga de dos años que permitía su contrato y el ayuntamiento convocó un nuevo concurso, pero quedó desierto. A partir de entonces, el consistorio inició una "serie de consultas" con Mensajeros de la Paz para ampliar la concesión por un año más, pero según se explica en una carta remitida a las familias todas las propuestas que realizó la empresa eran "inviables o incluso ilegales por la naturaleza del servicio".

En este sentido, la delegada de Educación, Susana Fajardo, ha explicado que el ayuntamiento no puede bajar ni el alquiler ni asumir a los trabajadores porque cometería una "ilegalidad". Esto responde a que el acuerdo contractual entre Mensajeros de la Paz y el consistorio emeritense es una concesión demanial, una figura cercana al alquiler del edificio y no una prestación de servicio, por lo que "el responsable de la prestación y de los trabajadores del centro es de Mensajeros de la Paz y en ningún caso el Ayuntamiento de Mérida".

“El Ayuntamiento de Mérida ha trabajado intensamente para tratar de evitar que el servicio se viera afectado", según Fajardo. El cierre de la guardería afectará a 25 niños de entre 0 y 2 años, que estaban matriculados en la escuela infantil, más los del aula matinal y el comedor. Cabe recordar que el consistorio y Mensajeros de la Paz llegaron a un acuerdo el pasado mes de junio para adelantar la finalización del contrato que cumplía en octubre, con el objeto de poder arrancar el curso escolar bajo la dirección de la nueva entidad gestora y de esta forma no crear "ningún perjuicio" a los usuarios. No obstante, ninguna empresa presentó su oferta para hacerse con la concesión administrativa para la gestión y explotación del centro.