REACCIÓN A LA PROPUESTA DE LOS HOSTELEROS PARA EL PERIODO NAVIDEÑO

Emeritenses contra el ruido rechaza los cortes de calles para ampliar las terrazas

La asociación dice que el sector de la hostelería tiene «privilegios» que no disfrutan otros como el comercio

Clientes en la terraza de un establecimiento hostelero.

Clientes en la terraza de un establecimiento hostelero. / EL PERIÓDICO

Redacción

La asociación Emeritenses contra el ruido calificó ayer de «abuso» la posibilidad de cerrar calles de Mérida para instalar más terrazas hosteleras en el periodo navideño, puesto que considera que el sector tiene «privilegios» que no disfrutan otros como el comercio y que estos cortes afectan gravemente a vecinos y comerciantes. Según indicó el colectivo en nota de prensa, siempre es el mismo sector el que dice lo mismo «que no ganan dinero suficiente», para «perjudicar» los derechos de los vecinos y «apropiarse» de la calle.

Este diario informó ayer de que el sector de la hostelería de Mérida había presentado al ayuntamiento una propuesta para cortar calles y ampliar las terrazas en Navidad. Por su parte, la asociación considera que si se llegaran a cortar las calles para instalar terrazas y sucediese cualquier percance en el que resulten afectados vecinos o personas que deban ser atendidas con urgencias, y no se pudiera prestar el servicio de emergencias, «los responsables serían los instigadores de dicha medida, y aquellos que la consienten». 

En esta línea, el colectivo invita a los «señores hosteleros» a que se corten la calle donde viven y se monten una terraza en la ventana de su dormitorio. Por último, instan «a dejar a la gente en paz», ya que «también tienen que trabajar, quieren poder entrar a sus casas sin esquivar una barricada de mesas y de sillas, poder dormir y descansar, y cuidar de sus familias".