Un paso más para la ampliación de la Puerta de la Villa. La Junta de Extremadura ha autorizado la modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para que el ayuntamiento pueda expropiar el solar que se ubica junto a la calle Delgado Valencia e integrarlo en la plaza como nuevo espacio público. El Diario Oficial de Extremadura (DOE) publicó ayer la resolución favorable de la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Población y Territorio, último paso de un trámite que se inició en el año 2019. 

Con la recalificación, este espacio de unos 75 metros cuadrados, ahora tipificado como suelo urbano consolidado, pasará a ser de uso viario público «para mejorar la ordenación e imagen urbana de la plaza». La resolución favorable se basa en los informes elaborados por los técnicos municipales y se justifica en «la necesidad de mejorar la ordenación del paisaje urbano de la Puerta de la Villa». 

Así, se explica que en la actualidad el solar no está edificado y que «invade» el espacio público de la plaza, a lo que hay que añadir su imagen insalubre «pese a haberse realizado reclamaciones por parte del ayuntamiento hacia la propiedad para su mejora e higiene, sin que esta haya hecho nada al respecto. Una vez finalizado el trámite urbanístico, el ayuntamiento deberá iniciar ahora el expediente de expropiación forzosa. 

Demanda histórica

Este espacio estaba ocupado por una casa de planta baja que tuvo que ser demolida en el año 2008 por el riesgo de derrumbe tras una negligencia urbanística cometida para la construcción de un hotel de tres plantas que nunca vio la luz. 

El inmueble se vació completamente por dentro, incluyendo una rebaja del suelo (ahí se hallaron los restos de la puerta romana que daba acceso a la colonia Augusta Emérita) y la retirada de unas bóvedas protegidas, actuaciones por las que los propietarios fueron sancionados por atentado contra el patrimonio. Solo se dejaron las cuatro paredes y las lluvias de ese año elevaron el riesgo, por lo que finalmente hubo que demoler el edificio. 

Una década después, el plan urbanístico ha sufrido modificaciones y no permite construir un edificio de tres plantas, por lo que finalmente el ayuntamiento optó por la expropiación para integrar el espacio en la plaza. Se intentó negociar con la entidad bancaria que tiene los derechos de leasing y uno de los propietarios para alcanzar un justiprecio, pero el acuerdo no ha sido posible porque el valor de tasación del suelo es de 70.000 euros y ellos exigían los 600.000 que valdría el edificio de tres plantas inexistente. 

La ampliación de la Puerta de la Villa es una demanda histórica de comerciantes y vecinos e incluso la Asociación de Amigos de Mérida ha presentado ya un proyecto para su remodelación y la recuperación de sus restos romanos.