La conservación del patrimonio monumental emeritense vuelve a salir a la palestra. La Junta de Extremadura y el Ministerio de Cultura han solicitado que se elabore un estudio técnico sobre el estado de conservación del Teatro Romano de Mérida antes de aprobar la programación de nuevos eventos. El alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, ha señalado que el objetivo de este informe es "garantizar la seguridad del uso del monumento", por lo que tanto el consistorio como el Consorcio de la Ciudad Monumental de Mérida se sienten "encantados de que se hagan cuantos más estudios mejor".

"Hay una cosa que es evidente y es que el monumento sufre casi más que por un evento, por el propio tráfico de personas y turistas", ha manifestado el regidor municipal, quien ha apuntado que este tipo de estudios se hacen en otros monumentos de nuestro país y de Europa. A preguntas de los medios, el regidor municipal ha reconocido que desconoce el motivo por el que se ha solicitado ahora este informe, que se encargó "sin aviso previo" el pasado lunes en la comisión ejecutiva del consorcio.

Desde la Consejería de Cultura han señalado que el objetivo del informe es conocer el impacto acústico y otras posibles afecciones que un uso continuado de manera intensiva en el tiempo puedan provocar en el teatro. "Esta decisión se toma ante el aumento de eventos en el teatro romano y para obtener datos que no se tienen hasta ahora", han apuntado. Cabe destacar que para la elaboración de estos estudios, el consorcio contratará a una empresa especializada.

Pese a mostrarse a favor de la realización del estudio, el primer edil ha indicado que en Extremadura hay "muchos" monumentos catalogados como Bien de Interés Cultural y Patrimonio de la Humanidad, por ello ha pedido que "tengan el mismo tratamiento de excepcionalidad que se le quiere dar" al teatro romano para estar "en igualdad de condiciones". "Entendiendo que no existe ninguna cuestión tendenciosa, sino de verdad un afán de proteger el monumento, que los estudios se realicen también en otros sitios", ha subrayado.

El monumento emeritense acoge cada verano la celebración de dos eventos culturales de relevancia como son el Festival Internacional de Teatro Clásico y el Stone&Music Festival, de ahí que el resultado del informe sea clave para saber el devenir de estas y de otras iniciativas. "Las nuevas peticiones tendrán que ajustarse a los resultados y conclusiones que se determinen", han indicado. Hace un par de años, técnicos del consorcio aseguraron a Efe que la sucesión de conciertos en este recinto ocasionaba perjuicios al teatro, un extremo que negaron desde el organismo monumental, que meses atrás ya había decidido limitar por norma los usos privados del teatro a los meses de julio, agosto y septiembre.