El sueño eterno fue la primera obra cinematográfica que se proyectó en el Cine-Teatro María Luisa en 1989, en el día de su inauguración oficial con esa denominación. Antes, se conocía como Cine Navia (1930). Desde entonces y hasta el año 2000 este espacio albergó cine y actuaciones como cante (cuplés y pasodobles) y el Carnaval Romano. El inicio del nuevo siglo trajo consigo una triste noticia para la ciudad de Mérida: el cierre del Teatro María Luisa. Ahora, veintidós años y cinco meses después, el sueño de toda una ciudad se ha hecho realidad al recuperar este emblemático espacio para la cultura.

El alcalde visita la sala de ensayo del María Luisa. AYUNTAMIENTO DE MÉRIDA

«Han sido muchos equipos de gobierno, con muchas dificultades, para terminar este teatro que donó en 1930 María Luisa Gragera de la Vera a la ciudad», explica el alcalde de Mérida Antonio Rodríguez Osuna. Efectivamente, María Luisa Gragera de la Vera fue quien donó y construyó el cine-teatro en la capital extremeña. Desde 1930 hasta 1998 mantuvo su actividad. El 15 de julio de ese mismo año se proyectó la última película: Kundun, de Martin Scorsese. Las vacaciones cerraron un cine que nunca se volvió a abrir, aunque sí alojó una última actuación: el Carnaval de febrero del año 2000.

El alcalde explica las obras de ampliación del María Luisa. AYUNTAMIENTO DE MÉRIDA

Un espacio adaptado

Este nuevo espacio consta de tres plantas y plateas. Su escenario ha sufrido una ampliación y queda, por tanto, adaptado a grandes producciones musicales y teatrales. Por si fuera poco, goza de camerinos y un escenario de ensayo en el sótano. Además, es accesible para personas con movilidad reducida. La gran obra ha supuesto unos 6 millones de euros, repartidos en las aportaciones del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (dos millones) y del Ayuntamiento (cuatro millones). 

El teatro consta de tres plantas, plateas y un escenario adaptado a grandes producciones

Acaba de pasar la primera prueba: la aceptación de los emeritenses en una jornada de puertas abiertas a la que acudieron 5.327 personas. Entre el viernes 1 y el sábado 2 de julio, vecinos de Mérida y de los alrededores se asomaron para comprobar el estado y el resultado a tantos años de trabajo y esfuerzo. «Ha costado dinero, pero ha quedado precioso», explica uno de los afortunados que se pudieron desplazar al teatro. Para los más longevos, estar ahí era transportarse a aquellos años de oro en este espacio cultural. También resaltan que «es mucho más acogedor» y «los asientos son muy cómodos, que para las personas mayores está muy bien». La emoción se podía adivinar en los ojos de todas las personas que estuvieron presentes en la jornada de puertas abiertas. «La primera impresión que tengo es que nos fuimos de una casa que tenía goteras y estaba con muchas humedades y hemos vuelto a un chalet con piscina», explica otro emeritense.  

Los vecinos esperan frente al Teatro María Luisa para visitarlo. JORGE ARMESTAR

Es un día feliz para los habitantes de la capital extremeña que, como explica otro de los espectadores, recuperan «un elemento representativo de esta ciudad y de satisfacción de cultura que hacía falta en Mérida». En la reapertura se entremezclarán actuaciones de cante y proyecciones cinematográficas. Además, se han programado hasta cinco espectáculos teatrales.

Los ciudadanos han visitado con todo detalle el nuevo teatro. AYUNTAMIENTO DE MÉRIDA