Kiosco

El Periódico Extremadura

Comercio ambulante

El calor vacía el mercadillo de Mérida

Al descenso de las ventas por el aumento de los precios se suma ahora la poca afluencia de público por las temperaturas. Los vendedores no saben cómo sobrellevar la situación

Vendedores y compradores en el mercadillo de Mérida EL PERIÓDICO

Las altas temperaturas que se están registrando este verano están haciendo que el público no acuda al mercadillo de la misma forma que lo hacía antes. Rosario Padilla, de 62 años, es una emeritense que solía ir al rastro con su hija para «pasar el rato». Ayer recordaba que antes de la pandemia «venía cada martes». Y es que con este calor, ni a Rosario ni a nadie le apetece salir de casa. «Es la segunda vez que vengo en todo el verano», lamentaba la consumidora.

«No nos interesa ir a otros pueblos porque gastamos más en gasolina de lo que ganamos aquí»

decoration

María Dolores Fernández es otra emeritense que se paseaba por el mercadillo ayer martes y coincidía con la opinión de Rosario: «estamos pasando por una racha de calor que lo único que queremos es estar en casa». «Salir a la calle es un infierno», declaraba. Altas temperaturas que han complicado aún más las ventas en un sector que no había terminado de recuperarse de la crisis del covid y que se ha visto afectado de lleno por la inflación y la subida de la gasolina. 

No en vano, se quejaban del regateo que todavía muchos practican. «A veces la gente intenta bajar el precio que tenemos puesto y a nosotros no nos queda otra porque no vendemos nada», comentaba ayer un grupo de tenderos que prefiere mantenerse en el anonimato. Y si a esto se le suma que los precios no paran de subir, las ventas se complican bastante. «Han subido los precios de todo, de la gasolina, de la ropa, de la comida... De todo, y nosotros solo dependemos de esto para vivir», recordaban. Un padre y su hijo que llevan montando su pequeño puesto de ropa y complementos 12 años en el rastro emeritense son fieles testigos de que «este año las ventas están muy malas y no hay apenas ganancias». 

Ventas por internet 

En este contexto, ni siquiera interesa ir a otros pueblos a vender. «Gastamos en gasolina más de lo que ganamos con las ventas en el mercadillo», aseguran. Además lamentaban que las ventas por internet hacen mucho daño a este tipo de puestos: «para la gente es más cómodo no moverse de casa para comprar y más con esta calor, que no se puede salir a la calle», terminan diciendo. 

El Ayuntamiento de Mérida da a modo de ayuda unos 1.000 euros a cada comerciante

decoration

Cabe recalcar que a modo de empujón para el mantenimiento del autoempleo y al hilo con las peticiones del sector, el Ayuntamiento de Mérida ha puesto en marcha una línea de ayudas al comercio ambulante con una cuantía total de 210.000 euros, donde cada beneficiario podrá recibir 1.000 euros. Así lo recogen las bases de la convocatoria, que se pueden consultar en la web municipal. Estas ayudas se podían solicitar hasta el pasado 20 de julio, a través de la sede electrónica municipal.

Compartir el artículo

stats