Kiosco

El Periódico Extremadura

asunto tratado en el pleno de la asamblea regional

Sanidad admite que la situación del sociosanitario de Mérida es «complicada»

El consejero del ramo, José María Vergeles, afirma que se están adoptando medidas de personal, pero no las concreta. Asegura que la mayor parte de los pacientes pueden ser atendidos «perfectamente»

Exterior del centro sociosanitario de Mérida. EL PERIÓDICO

El consejero de Sanidad y Servicios Sociales, José María Vergeles, reconoció ayer en el pleno de la Asamblea de Extremadura que la situación del centro sociosanitario Adolfo Díaz Ambrona es «complicada» por la falta de especialistas, pero negó que fuera «alarmante» como la calificó la diputada del PP Inmaculada Sánchez, en la pregunta que formuló sobre esta cuestión al responsable de la sanidad pública extremeña. «Estamos adoptando medidas en materia de personal», aseguró Vergeles, aunque no concretó cuales, y apostilló a su vez que el deterioro de las instalaciones era responsabilidad de «una crónica falta de inversión».

Sánchez le respondió que «tras más de 47 años de vida del centro sociosanitario y más de 36 de Gobierno socialista, lo que tenemos es un centro sociosanitario psiquiátrico sin psiquiatras, sumido en el más absoluto abandono, con protocolos obsoletos, pacientes agudos en unidades de mediana estancia, con médicos de atención primaria atendiendo las guardias por las vacantes sin cubrir por bajas o jubilación». «Los más de 300 trabajadores y 179 residentes le exigen soluciones a corto plazo y que sean efectivas», manifestó. 

En este sentido, Vergeles señaló que solo hay 33 pacientes que necesiten atención psiquiátrica por el régimen hospitalario, los cuales pertenecen a las unidades de media estancia y a la unidad de hospitalización y rehabilitación. «El resto de las personas tienen necesidades psicogeriátricas y de enfermedades crónicas que pueden ser atendidas perfectamente, en la mayor parte de los casos, por los médicos somáticos que están allí», aseguró el consejero, quien subrayó que «los facultativos especialistas son de área y se están adoptando todas las decisiones».

El pasado mes de julio, trabajadores y familiares del centro protestaron por la falta de psiquiatras y las pésimas condiciones en las que se encuentran las instalaciones. Una dejadez «en todos los sentidos» que, según los sanitarios, desembocó en las dos agresiones a sendas trabajadoras que se registraron en 15 días. El pasado lunes, Vergeles anunció que se destinarán 16 millones a la construcción de unidades de larga y media estancia en el centro, con cargo al plan operativo europeo 2021-2027, pero no dio plazos.

Compartir el artículo

stats