La carrera de obstáculos Farinato Race regresará a Mérida con una doble sesión los próximos 4 y 5 de marzo en un intento de recuperar "la esencia" de sus primeras ediciones en la ciudad, para lo que ha reincorporado la prueba nocturna entre el Guadiana y el Guadianilla. Así, la nueva edición de esta carrera contendrá "una buena dosis de barro, obstáculos renovados y desafíos para todos los públicos en una aventura deportiva que pretende poner a prueba los límites de cada uno en un ambiente festivo", ha informado la organización del evento deportivo en una nota.

El sábado será el turno de los "farinatitos", las familias y los jóvenes, jornada en la que se celebrará una carrera nocturna para la que todos los participantes deberán llevar linterna frontal. La prueba larga de siete kilómetros será el domingo, mismo día en el que se enfrentarán la Policía Nacional y la Guardia Civil en una competición. Como novedad, Farinato Race inicia este año en Mérida un proyecto de orientación infantil en contra de la obesidad entre los más pequeños basado en los objetivos de la Agenda 2030.

De este forma, los más de 500 escolares de la ciudad que participan en la carrera recibirán una hoja informativa sobre el proyecto. A falta de que se cierren las inscripciones, la participación ronda el 52 por ciento de hombres y un 48 por ciento de mujeres, con un 45 por ciento de inscritos procedentes de otra comunidades, lo que supone un impacto económico para la zona. Para amenizar la jornada, la Farinato Race contará con streaming, una pantalla led gigante y una feria de "food truck" en la que los deportistas podrán reponer fuerzas y los acompañantes pasar el tiempo de la forma "más divertida".