sus llamativas elaboraciones causan furor por toda la geografía española

El taller mágico de Mérida que hace los sueños realidad

Inés Poveda López diseña desde libros fantásticos personalizados hasta figuritas

Inés Poveda, junto a varias de sus elaboraciones.

Inés Poveda, junto a varias de sus elaboraciones. / ALBERTO MANZANO

Basta con ver el taller mágico que tiene en el salón de su casa para comprobar que las manualidades se le dan más que bien. Inés Poveda López, documentalista de Canal Extremadura, es natural de la ciudad de Francisco Pizarro. «Pero yo ya llevo más de 15 años en Mérida», comenta. Ella se atreve con todo lo que pueda hacer con sus propias manos. Lo mismo realiza un libro fantástico personalizado, que confecciona una delicada figura; diseña marcapáginas o hace increíbles álbumes de fotos. Lo suyo va de explotar su creatividad y plasmarla a través de palabras que se mezclan con los dibujos. Tanto que lo que era una afición y una aptitud, hace unos años se está convirtiendo en algo más a raíz de crear una cuenta en Instagram: Cuadernos Encantados. Y desde entonces compagina su oficio con la profesionalización de su don.

Brujas, dragones, troles, hadas, vampiros… se esconden en las paredes de este hogar emeritense. «Desde niña tengo una mente muy creativa. Siempre me gustó la lectura y hacer cosas diferentes, sobre todo de forma artesanal, con las manos. La capacidad de llevar a cabo cosas que son únicas y en las que se cuidan hasta el último detalle. Ponerle cariño a todo es clave», resalta la especialista.

Inés Poveda cogiendo uno de los libros que hay en su biblioteca.

Inés Poveda cogiendo uno de los libros que hay en su biblioteca. / ALBERTO MANZANO

El olor a pintura y a papel lo impregna todo en su taller. Inés asegura que esta ocupación le relaja y, entre risas, que encuentra la inspiración en el silencio de la noche. «Hago todo lo que me pidan siempre que mi mente lo logre construir. También encuaderno los libros y los álbumes. Esto te tiene que gustar porque es un trabajo preciso y artesanal», apunta la documentalista. La encuadernación manual exige tiempo, paciencia y destreza.

Obras exclusivas para ojos de lince. Tras diferentes encargos su trabajo comienza a invadir un sinfín de horizontes por la geografía española. «La verdad es que estoy muy contenta porque los pedidos no paran de crecer y es algo increíble. Recibo opiniones muy positivas y bonitas en las fotos que subo a las redes sociales y eso me anima a seguir mejorando», subraya Poveda a este diario.

Marcapáginas.

Marcapáginas. / ALBERTO MANZANO

Tiene mucho mérito, porque hasta ahora todo lo ha aprendido de manera autodidacta. «Me considero aprendiz de todo. Nunca me he centrado en una línea en concreto por eso me gusta ir descubriendo nuevas técnicas y aplicándolas. Eso sí, el steampunk es uno de mis estilos favoritos», concluye con una amplia sonrisa esta cumplidora de sueños.

Suscríbete para seguir leyendo