Así son los ensayos previos a los desfiles

¿Por qué el Papa dice que la Semana Santa de Mérida es única?

Los costaleros y costaleras de la capital extremeña narran las motivos por los que la Pasión emeritense es insólita en el mundo. La cuenta atrás comienza en las cofradías

Las costaleras están deseando pasar de los entrenamientos al recorrido de verdad.

Las costaleras están deseando pasar de los entrenamientos al recorrido de verdad. / Luis Zama

La cuenta atrás se ha iniciado. La Hermandad de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Patrocinio de Mérida están ya a pocos días de la fecha más importante para sus integrantes, la que da comienzo a la Semana Santa (Fiesta de Interés Turístico Internacional). Entre todos los miembros que forman parte de las procesiones de la capital extremeña, que comenzarán el domingo 24 de marzo, los costaleros y costaleras se entregan en cuerpo y alma en los ensayos previos a la salida procesional. Provistos de los pasos sin las imágenes titulares, un buen números de hombres y mujeres recorren en horario nocturno las calles de La Argentina para ensayar movimientos y maniobras. Serán las piernas y los pies de Jesús, la Virgen y los apóstoles. Los hermanos y hermanas de esta Cofradía que tienen dos pasos (la Sagrada Cena y la Virgen del Patrocinio), están deseando pasar de los entrenamientos por las calles del barrio al recorrido de verdad.

El ambiente de amistad y familia por parte de los cofrades que forman parte de la Hermandad quedan más que recogidos durante los entrenamientos, valores sustento de una fe que va mucho más allá de lo que se ve por fuera un día en concreto del año, sino y sobre todo, de la unión creada a lo largo de un camino de 365 días cargados de convivencias y actos religiosos. Precisamente, con la finalidad de ver aquello que queda recogido en la intimidad de una cofradía, El Periódico Extremadura ha querido conocer en voz de los capataces su camino hasta el Domingo de Ramos. José Antonio Llanos, capataz del paso de palio, ha explicado que «miramos al cielo hasta el último momento y confiamos que no llueva», siendo su principal tarea «guiar a las hermanas durante todo el recorrido desde que sale de la parroquia de San José para que disfruten lo máximo posible», ha apuntado. Siempre buscando su propia identidad.

Compañerismo y fe.

Compañerismo y fe. / Luis Zama

Asimismo, la contraguía de este mismo paso, Tania Del Río ha asegurado con nostalgia que «antes de ocupar el citado cargo he sido costalera muchos años. Se viven momentos duros pero se superan por la capacidad de sacrificio costalero. Nosotros por fuera debemos animarlos, pero los que sacan esto adelante son las que van debajo. Es una ilusión que no se puede definir con palabras», ha dicho. Además, más allá de lo físico, Del Río ha manifestado el punto «psicológico» como elemento fundamental a la hora de cargar.

Por su parte, el hermano mayor de la Hermandad de la Sagrada Cena y Nuestra Señora del Patrocinio de la capital autonómica, Rafa Angulo, ha indicado la misma filosofía: «Lo más importante es crear un grupo humano que reme en el mismo sentido. Va a haber momentos duros y lo principal es que el grupo de hermanos y hermanas costaleros encargados de sacar los pasos a las calles del centro estén lo más unidos posible y los capataces tiene que fomentarlo. Es compañerismo, es fe por lo que llevas arriba, es tradición con la familia y amigos... es un cúmulo de sensaciones que lo hace especial».

Cuadrilla de costaleros.

Cuadrilla de costaleros. / Luis Zama

Los nervios afloran para vivir una Semana Santa de numerosos sentimientos y las diferentes cofradías de Emérita Augusta ultiman sus preparativos con el objetivo de tener todo listo para, como ha señalado el Papa Francisco hace unos días en un vídeo para el Pregón Oficial de este año 2024, vivir la que es una Semana Santa «única en el mundo», una pasión romana de magia monumental y fe sin parangón.

Suscríbete para seguir leyendo