Una enfermedad que ataca a los pulmones

Cómo detectar la tuberculosis: síntomas y tratamiento

Los contagios ascienden a tres en el centro de acogida de migrantes de Mérida

Se propaga por el aire y puede provocar tos, dolor de pecho, sudores, fiebre y otros síntomas

Cómo detectar la tuberculosis: síntomas y tratamiento

Cómo detectar la tuberculosis: síntomas y tratamiento / EP

Fue el pasado 7 de junio, cuando la oenegé ACCEM, encargada de gestionar el centro, informó del primer caso positivo de tuberculosis en el centro de acogida de migrantes de Mérida. Este jueves, el Servicio Extremeño de Salud (SES) confirmó que los contagios han ascendido a tres. Uno de ellos permanece hospitalizado y el resto aislados en el centro.

Esta enfermedad puede atacar directamente a los pulmones y la gargante, que potencia su propagación por el aire cuando la persona infectada tose, estornuda o habla, pero no cuando besa, toca, o comparte un alimento. Aun así, la mayoría de personas infectadas con la bacteria Mycobacterium tuberculosis no se enferman ni transmiten la enfermedad, según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos. Se trata de una infección latente en la que los gérmenes unicamente vivien en sus cuerpos. Sin embargo, también deben tomar precauciones. Los expertos aseguran la necesidad de antibióticos para prevenir el desarrollo de una tuberculosis activa, la cual, puede provocar los siguientes síntomas:

  • Escalofríos y fiebre
  • Sudores nocturnos (transpiración intensa durante el sueño)
  • Pérdida de peso
  • Pérdida del apetito
  • Debilidad o fatiga
  • Tos que dura más de 3 semanas
  • Tos con sangre o esputo (mucosidad espesa de los pulmones)
  • Dolor de pecho

Cómo detectar y tratar la enfermedad

En caso de compartir espacio con una persona infectada por la bacteria de tuberculosis, es necesario ir al médico para descartar un posible contagio. Actualmente, existen dos tipos de pruebas para detectar los gérmenes. La prueba cutánea es la más común y consiste en inyectar, con una aguja pequeña, una sustancia de análisis denominada tuberculina. Pocos días después, el medico revisará si la piel presenta alguna reacción. También se puede detectar a través de la sangre con un un análisis, que medirá la forma en la que el sistema inmunitario reacciona a los gérmenes de la enfermedad.

El seguimiento estricto y responsable de un tratamiento de antibióticos puede ser suficiente para combatir la tuberculosis. En infecciones latentes, el tratamiento podría durar entre 3 y 9 meses, pero cuando la bateria está activa, éste se puede alargar hasta los 12 meses.