Un ejemplo para los jóvenes

Brazos de acero en Mérida con solo 16 años

Sergio Sánchez, gran promesa en el lanzamiento de peso y de disco acaba de proclamarse campeón de Extremadura en ambas modalidades. Sus éxitos son fruto de más de 15 horas de entrenamiento semanales

El joven lanzador Sergio Sánchez, en las instalaciones del Diocles.

El joven lanzador Sergio Sánchez, en las instalaciones del Diocles. / JORGE ARMESTAR

Viéndolo entrenar en las pistas de atletismo del Diocles, nadie diría que solamente tiene 16 vueltas al sol, por la fuerza que posee en sus brazos de acero y, sobre todo, por su gran madurez. Sergio Sánchez (Mérida, 2007) es una joven promesa del lanzamiento de peso y de disco. A su corta edad acaba de proclamarse hace unas semanas campeón de Extremadura en ambas disciplinas con una distancia de 12.87 metros (peso) y 33,51 metros (disco). «Desde los tres años hago atletismo y desde hace seis decidí especializarme en peso y disco, me llamaban bastante la atención y me motivaba ver cómo vas mejorando la distancia», comenta con ilusión. Sus títulos son el fruto de más de 15 horas diarias de entrenamiento, porque, además, guarda en su palmarés otros tres campeonatos autonómicos. Y nada de ello sería posible sin los consejos de su entrenadora, María del Carmen Aranda.

Sergio Sánchez y María del Carmen Aranda.

Sergio Sánchez y María del Carmen Aranda. / JORGE ARMESTAR

Sánchez ha pasado por varios equipos y actualmente viste la camiseta del Club Atletismo Perceiana Extremadura (Villafranca de los Barros). Fiel a la humildad y a la sencillez que lo caracteriza, el muchacho ambiciona seguir cumpliendo metas. «Si estás con ganas de lanzar y te lo tomas en serio, todo irá bien», indica. No se fija metas este alumno del instituto Santa Eulalia. Lo más alto que pueda llegar es su principal meta. «No hay nada que sea imposible, hay que trabajar duro. Mi prioridad es dedicarme al lanzamiento de peso y de disco de forma profesional. No obstante, no me quiero obsesionar. La Fisioterapia me encanta y siempre es bueno formarse», finaliza la promesa del atletismo.

Suscríbete para seguir leyendo