El Gobierno reitera su intención de instalar peajes en las autovías en 2024. La última en pronunciarse sobre esta medida fue la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, quien recurrió de nuevo a necesidad de “recursos para poder mantener unos estándares adecuados de calidad de nuestras carreteras” para justificar este nuevo impuesto.

Esta medida se enmarca en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España remitido a Bruselas, en el que exactamente se indica que “se revisará la financiación de las vías de alta capacidad y se establecerá un sistema de ingresos que garantice los fondos necesarios para la conservación de la red viaria estatal”. Pero este texto deja abierta la posibilidad de que los peajes de 2024 se instalen también en carreteras secundarias, y no sólo en autopistas y autovías como en principio se planteaba.

El anuncio de la posible implantación de estos peajes en autopistas y autovías ya suscitó una gran polémica, puesto que supondría un impuesto más para un gran número de conductores, de los que según la DGT tan sólo quedarían exentos un determinado grupo de usuarios, como ya relatamos en este reportaje. Pero si nos acogemos al texto del plan, habla de vías de alta capacidad y no de alta velocidad, por lo que también podrían entrar carreteras secundarias de tránsito intenso.

De ser así, y contar con peajes en autopistas, autovías y carreteras secundarías en 2024, se trataría de un impuesto masivo que supondría un nuevo gravamen a un sector ya muy castigado como es el los automovilistas, quienes ya pagan cuantiosos impuestos como el integrado en los combustible o en la propia compra del vehículo. De hecho, ya explicamos en su día en este artículo que simplemente con estas tasas ya se pagaría, no sólo el mantenimiento de la red de carreteras de España, sino también la deuda acumulada hasta la fecha por el Estado, por lo que no haría falta implantar los peajes en 2024.

¿Cuánto costarán los pajes en 2024?

Desde que se empezó a hablar de los peajes en autovías en 2024 se esgrimió el lema de “quien contamina paga”, por lo que cabe esperar que el coste de este nuevo impuesto irá ligado al tipo de vehículo que se utilice. Es decir, que se pagará mucho más si se utiliza uno de combustión, que un eléctrico o híbrido enchufable.

Como es lógico, ya que todavía ni si quiera se sabe si estos peajes se instalarán definitivamente, es imposible hablar de cuánto costarán los peajes en 2024, pero algunas informaciones hablan de un coste promedio de 4 céntimos por cada kilómetro recorrido, con lo que tomando a Madrid como punto de partida: viajar a Barcelona costaría unos 25 euros, a Valencia unos 14 euros, a Sevilla unos 21 euros, a Salamanca unos 9 euros y a La Coruña unos 27 euros.