Desde el pasado mes de marzo puede que te hayas topado en carretera con la señal naranja de la Dirección General de Tráfico (DGT) que abre este reportaje. Pero, ¿sabes qué significa? Existe una gran confusión sobre su finalidad, ya que sobre ella se dibuja el clásico símbolo con las ondas alcanzando a un coche, un camión y una moto, que advierte de la presencia de radares, y bajo una franja negra una cifra que marca una distancia concreta y unas flechas hacia delante.

Esta mezcla de información ha hecho creer a muchos usuarios que, por ejemplo, en el caso de la señal de la foto, está indicando que a exactamente 5,8 km hay ubicado un radar de velocidad. De este modo se cumpliría con la máxima de la Dirección General de Tráfico (DGT) de señalizar todos los controles de fijos que hay en carretera.

Pero aunque parezca lo más lógico, no es para esto para lo que se utiliza la nueva señal naranja que la DGT está empleando. Desde el pasado mes de marzo la DGT ya ha colocado 300 de estas señales por toda la red viaria de nuestro país, para advertirnos que en los siguientes kilómetros que indica expresamente la señal en su parte inferior, existen mayor posibilidad de que se hayan instalado radares móviles.

Con esta advertencia la DGT pretende que los usuarios aminoren la marcha, ya que suele tratarse de vías peligrosas en las que circular rápido supone un alto riesgo de sufrir accidentes. En palabras de la propia Dirección General de Tráfico: “Si ves esta señal, significa que se trata de un tramo peligrosos en el que está especialmente vigilado el exceso de velocidad en la longitud del tramo que se indica”. Es decir, que no indica la presencia fija de un radar a una distancia concreta, sino la alta probabilidad de que se hayan ubicado radares en ese tramo.

Con medidas y señales como la que acabamos de ver, la DGT pretende reducir la siniestralidad en nuestras carreteras de cara a lograr en ansiado objetivo ‘0’. Hasta el pasado 6 de junio, han perdido la vida 373 personas en siniestros viales. Más concretamente, 100 en autopistas y autovías, y 273 en resto vías. De éstos, 147 estaban dentro de los considerados vulnerables: 94 motoristas, 34 peatones, 10 en ciclomotor y 9 ciclistas.

Prohibido avisar de los radares móviles

La DGT advierte que en caso de encontrarte con un radar móvil en uno de estos tramos vigilados, es totalmente ilegal avisar de su localización exacta, ya sea entre usuarios dando largas con el coche para avisar a otros vehículo, como a través de aplicaciones móviles.

Existen distintos tipos de dispositivos capaces de avisar, detectar e incluso inutilizar los cinemómetros. Algunos de ellos son legales, pero otros no lo son y su uso puede ser duramente sancionado.