Ana Trejo (Almendralejo, 1976) decidió hace cinco años que era hora de impulsar una plataforma que denunciara el “gran negocio oculto” tras la gestación subrogada. Autora de En el nombre del padre: Explotación de mujeres con fines reproductivos y venta de bebés recién nacidos, Trejo recurre al mito de Zeus y Metis para explicar el nacimiento de ‘STOP Vientres de alquiler’: “Zeus ejemplifica perfectamente el dominio y aniquilación de la madre como base del patriarcado. Y pensaba en el cabrón de Zeus, en el Olimpo de los cojones, en que todos ahora quieren ser dioses”.  

-Afirma que “los vientres de alquiler no tienen nada que ver con la maternidad”, ¿con qué tienen que ver?

-Tiene que ver con la venta de seres humanos recién nacidos y con la explotación reproductiva de sus madres, lo cual es otra forma de violencia contra la mujer. Tiene que ver con un sucio negocio que espera alcanzar los 33.900 millones de dólares en 2027 vendiendo bebés como si fueran productos de lujo, bebés que vienen con garantías, que se pueden devolver si no satisfacen a los compradores. 

-¿Cree que una mujer puede disociarse de su propio embarazo?

-Este es el objetivo de la explotación reproductiva. A la mujer se le pide por contrato que renuncie a su derecho de filiación y que viva su embarazo negando la evidencia de que ella es la madre del futuro bebé que está gestando. Representa a la perfección el anhelo y la ficción patriarcal de la aniquilación simbólica y tecnocientífica de la madre, que es la base de la denominada “gestación subrogada”.  

-¿Puede existir una gestación subrogada altruista? 

-El altruismo es otra de las mentiras que nos quieren vender. Menos del 2% de todos los acuerdos de subrogación en el mundo son altruistas. La realidad es que muy pocas mujeres están dispuestas a someterse a esta práctica por pura generosidad, sin que medie un pago a cambio, porque la principal motivación para someterse a un embarazo y entregar a un bebé es la necesidad económica. La falta de educación, la pobreza y la desigualdad entre los sexos es el caldo de cultivo de la explotación de los cuerpos de las mujeres.

Te puede interesar:

-En países como Estados Unidos es una práctica que está normalizada, ¿cree que esto acabará ocurriendo en España?

-Pues espero que no, deseo con todo mi corazón que ni una sola mujer en el mundo se vea obligada a pasar por un embarazo forzado, ya sea por imposición social, religiosa, cultural o, como en el caso de la subrogación, obligada por la necesidad económica. Deseo que podamos lograr las condiciones de justicia social, de igualdad entre los sexos y de dignidad humana para que ninguna niña, ninguna joven, tenga que incluir en su proyecto vital poner su cuerpo en el mercado, ya sea a través de la prostitución, la pornografía, la venta de óvulos o como madre de alquiler.