ENTREVISTA | María Ángeles Márquez Sánchez Enfermera, coordinadora de trasplantes

"No hay acto más generoso que dar vida con los órganos de un familiar ya fallecido"

María Ángeles Márquez Sánchez, enfermera, coordinadora de trasplantes.

María Ángeles Márquez Sánchez, enfermera, coordinadora de trasplantes. / EL PERIÓDICO

Sandra Moreno Quintanilla

Veterana en la coordinación de trasplantes con más de 20 años de experiencia, se asegura de que cada paso que gira en torno a una donación se realice con precisión y empatía. Su mayor gratificación proviene de brindar apoyo a las familias en momentos de duelo y de la certeza de que su trabajo salva vidas.

 ¿Cómo sería un día ideal para ti laboralmente hablando?

No podría decir cómo es un día ideal en mi trabajo, porque en más de 20 años de experiencia, cada proceso de donación es distinto. Me siento satisfecha cuando tengo todos mis objetivos bajo control a la hora de realizar una donación de órganos y para ello intento no dejar nada al azar. Hay que tener en cuenta que hay muchos factores externos, que es un proceso largo (24 horas), complicado y en el que intervienen muchas personas (150) a las que tengo que coordinar. Realmente llego a casa satisfecha cuando el proceso es lo más eficaz posible y además la familia del donante se siente aliviada de haber tomado una decisión tan difícil en un momento tan duro para ellos. Por último, por supuesto cuando compruebo que los órganos han sido trasplantados y con ello hemos salvado vidas.

 ¿Recuerdas alguno de ellos con especial cariño, un día inolvidable por algún motivo?

En todos los casos siento lo mismo, por unas razones o por otras, lo que más te marca es como cada familia muestra la generosidad a su manera, lo que lo convierte en el acto humano más generoso que existe.

 Pero no debe ser fácil ir a hablar con la familia de una persona recién fallecida…

Nada fácil, pero no lo enfoco como ir a pedir órganos a una familia. Si no que lo enfoco como una relación de ayuda, estar atentos a lo que necesitan para procesar la información e iniciar el duelo.

 Suponemos que existen aún muchos bulos o creencias falsas respecto a las donaciones.

Muchas personas creen que no van a poder ver el cuerpo de sus familiares después de una donación, pero no es verdad. El cuerpo del donante queda íntegro e inapreciable para el proceso que quieran llevar a cabo a la hora de velar el cuerpo en los tanatorios o el medio que cada familia considere. También existen dudas sobre la muerte encefálica, algunas personas dudan de la muerte total del individuo. En este proceso tres médicos diferentes certifican la muerte de la persona con distintas pruebas que confirman la muerte del cerebro, que es el órgano que legalmente define la vida y la muerte.

Uno de cada cuatro donantes de la Unión Europea proviene de España que sigue siendo el país más generoso y Extremadura gracias a los programas del SES, se consolida como una de las regiones punteras.

Afortunadamente tenemos un gran sistema sanitario, en Extremadura la gente es muy generosa, y además el equipo de coordinación de trasplantes hace un trabajo eficaz y con mucho cariño para que esto pueda ocurrir y las familias se sientan lo más cómodas y arropadas.

¿Cómo ves, Mariángeles, tu futuro profesional?

Puedo ver mi largo recorrido, más de 20 años en la coordinación de trasplantes llena de satisfacción, habiendo sido pioneros en programas de donación. Extremadura es en 2023 la cuarta comunidad autónoma con mayor tasa de donación por millón de población, el Complejo Hospitalario Universitario de Cáceres es el tercer hospital sin programa de trasplantes de España con mayor número de donaciones. Mi futuro próximo es la jubilación con la satisfacción de una vida laboral de 45 años plena y con sentimiento de servicio prestado.