+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

El nuevo centro cultural taurino ya es una realidad

Almendralejo, tierra de toros

n la zona del Espolón ya luce un nuevo local, decorado al detalle por dentro y por fuera, que pretende erigirse en un lugar de encuentro para los taurinos y epicentro de charlas, conferencias y exposiciones en la ciudad

 

Momento del descubrimiento de la placa de apertura por parte del alcalde. - EP

Rodrigo Morán
23/08/2020

Almendralejo es tierra de toros. No le hace falta ninguna etiqueta ni sello que lo estampe en ningún lugar. Basta con ver la pasión, emoción y devoción que tienen los integrantes de su peña taurina Luis Reina, felices de haber cumplido un sueño labrado con los años y con el esfuerzo de muchas personas. Ahora, ya es una realidad. En un coqueto local de la zona del Espolón, con una fachada preciosa y cuidada al detalle, luce el nuevo centro cultural taurino que será también la nueva sede de la peña Luis Reina, un lugar emblemático que promete tardes para el recuerdo y que servirá como punto de encuentro y romance para los amantes taurinos.

Lo más granado de la sociedad local se dio cita en la inauguración de un centro que pretende ser un museo de recuerdos, detalles, fotografías y enseres del mundo del toro. La peña Luis Reina nació en la primavera de 1976 haciendo honor a la figura de un joven novillero almendralejense que se ha convertido en todo un mito local a posteriori. Ni él mismo, en el mejor de los sueños, podría haberse imaginado entonces que su apellido tendría tanta solera taurina y perduraría durante tanto tiempo en su pueblo. Hoy día, esa peña sigue más viva que nunca, con más de 250 socios y mucha actividad. «Y queremos llegar a los 300 antes de que se acabe el año», advierte Manuel Sánchez Herráez, su presidente, un hombre que, definitivamente, le ha dado el impulso exacto que necesitaba la peña, un impulso repleto de buenas ideas, frescura, juventud y mucha capacidad de trabajo.

El nuevo centro cultural taurino está vestido de historia. En su interior hay auténticas joyas como el primer traje de luces de Luis Reina, un traje de corto del rejoneador local, Diego García de la Peña, un toro embalsamado lidiado por Paquirri, más trajes de luces de Curro Damián, Antonio Cortés o Damián Venegas, así como diversas esculturas que visten el decorado del local.

Manuel Sánchez Herráez agradece las aportaciones de muchas personas y tiene claro que el centro será un templo para el patrimonio taurino. Pero no sólo eso, el centro cultural taurino pretende ser un espacio dinámico abierto a multitud de actividades. Allí se pretenden albergar exposiciones de pintura, presentaciones de libros, conferencias taurinas y culturales, retransmisiones de eventos. «Queremos que sea un centro para el disfrute de todos los que amamos la tauromaquia», dice el presidente de la peña Luis Reina, que volverá a tener una sede fija después de muchos años. La peña se inició en el antiguo Bar España, con el beneplácito durante muchos años de sus responsables. Pero una vez cerrado el negocio, la peña se quedó sin local y, desde entonces, ha estado huérfana de lugar.

Varios medios de comunicación como Canal Extremadura Televisión o el prestigioso programa ‘Tendido Cero’ de TVE ya se han interesado por hacer en este nuevo centro cultural alguna de sus retransmisiones.

«El virus no ha podido con la fuerza de este grupo de socios. Hemos echado horas incalculables para ponerlo en pie, pero sin duda, ha merecido la pena», dice Manuel Sánchez. El próximo 28 de agosto, el maestro Luis Reina inaugurará la serie de conferencias y actividades con una charla. El último viernes de cada mes habrá siempre un evento en el centro cultural. Para el 25 de septiembre también se ha programado la presentación de un libro taurino.

Durante la inauguración del centro no podía faltar Luis Reina, que estaba inmensamente feliz por lo que estaba viendo y nada más tomar la palabra suspiró con una expresión muy clara: «¡Qué mérito tiene esta gente!».

Reconoce que ha sentido muchísimo cariño durante los más de 40 años que lleva en pie esta peña taurina: «siento un orgullo enorme de la fidelidad de una gente que creyó en mi allá por el año 1976 y que todavía hoy, 40 años después, lo siguen manteniendo. Ese amor se ha trasladado al ambiente taurino de Almendralejo, una ciudad a la que no le hace falta ser internacional del toro, pero que lo es. Eso se palpa y ahora lo materializa en este centro cultural taurino. Hay pocas peñas con tantos socios en Almendralejo. Esta gente puede estar bastante orgullosa de lo que ha hecho».

El local donde ahora luce el centro taurino y la peña ha sido cedido por el ayuntamiento de Almendralejo «en un compromiso verbal no escrito, pero que sabíamos que era algo importante», tal y como confesaba José María Ramírez, alcalde de la ciudad, que también contempló en primera persona una puesta de largo histórica. «Es un centro que se ha hecho con gusto, estilo y es muy acogedor. Ahora hay que darle vida». Ha sido bendecido en su inauguración.