+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

MARIFÉ FUENTES RECIBE LA REAL ORDEN DEL MÉRITO CIVIL QUE IMPONEN LOS REYES DE ESPAÑA

Un amor ‘real’ al medio ambiente

La Casa Real ha reconocido la labor que desde hace años realiza esta almendralejense, que se ha convertido en la única productora de vinos ecológicos de Extremadura H Impulsó su marca, Leneus, en el 2014, y exporta a países como Japón

 

Instalaciones 8 Algunas máquinas de sus bodegas. - R.C.

Distinguida por la Casa Real 8 Marifé fuentes posa con vinos de su bodega en una de sus fincas. - R.C.

RODRIGO CABEZAS
24/06/2019

Nunca parece que te puede pasar a ti, pero el destino, en ocasiones, premia ese esfuerzo, trabajo y sacrificio que muchas veces se lleva en silencio y que, de vez en cuando, sale a la luz para conocimiento de todo el mundo. Marifé Fuentes, a punto de cumplir los 49 años, jamás pensó entrar en la Casa Real para que los mismos Reyes de España le entregaran una distinción por abanderar la protección del medio ambiente, una de sus verdaderas vocaciones. «Cuando me lo dijeron, pensaba que se habían equivocado. Siempre piensas que esto es para gente más extraordinaria», dice con humildad. Pero no. No se habían equivocado. Y de hecho, el pasado miércoles, recogió de manos de sus Majestades la condecoración de la Real Orden del Mérito Civil, con motivo del V aniversario de la proclamación del Rey Felipe VI.

No hay muchos almendralejenses que puedan presumir de este reconocimiento. A Marifé le ha llegado por su apuesta decidida por hacer negocio con máximo respeto al medio ambiente. Su empresa, Viñedos y Bodegas Fuentes, de tradición familiar, comenzó hace tiempo la labor de producir vinos ecológicos. Marifé lleva desde el año 2003 en esta tarea. Primero con labores administrativas y, desde 2014, como gerente.

Sus vinos se cosechan y embotellan bajo la marca de Leneus, Dios del vino en la mitología romana. Al principio, Leneus solo existía en papeles. La familia registró la marca en 2003, pero no fue hasta 2014 cuando empezaron a verse las etiquetas. Fue Marifé la impulsora. «En una fiesta, pusimos nuestros vinos, que siempre iban en garrafas porque nosotros no embotellábamos. La gente salió hablando maravillas de nuestros vinos y nos decían que estábamos perdiendo el tiempo sin embotellar. Fue el momento decisivo», recuerda.

Desde entonces, todas las referencias y producciones han sido de vinos ecológicos. Es la única bodega en Extremadura que elabora todos sus vinos de forma ecológica. Y en España, hay muy pocas: «No hay tantos locos para hacer esto. Es arriesgado hacer vinos ecológicos porque el sector de consumo se reduce y porque si hablamos en términos de negocio, todo el mundo busca la rentabilidad máxima de las tierras y con los vinos ecológicos no puede hacerse lo mismo que con los convencionales».

No obstante, producir vinos ecológicos le ha posicionado en diferentes ámbitos y no le ha impedido a Marifé Fuentes trasladar sus caldos fuera de las fronteras españolas. Así, estos vinos naturales viajan habitualmente a China, Hong Kong, Corea, Japón, Alemania, Bélgica, Reino Unido, Portugal, Francia o Luxemburgo, entre otros países. «En Europa hay mucha conciencia de tomar estos vinos. También en Japón. Pero es en el norte de Europa donde más conciencia hay. De hecho, allí lo normal es lo que está elaborado siempre de forma sostenible y ecológica. Y no al revés», explica Marifé.

Leneus tiene varias referencias de vinos tintos y blancos, aunque son dos las más comerciales. Por un lado, un vino blanco Leneus Aloe Vera, que incorpora líquido de una planta que es importado directamente de una empresa ecológica situada en México. El otro es el Leneux Reishi, un tinto que suma el conocido hongo de la eterna juventud, de origen japonés.

Apasionada

Esta condecoración de la Casa Real reconoce a Marifé Fuentes y su trayectoria. Esta almendralejense no solo ha defendido el medio ambiente en su empresa, sino que su amor por la naturaleza se remonta a su época de niña, cuando disfrutaba en parajes naturales. A los 15 años ya se hizo socia de Greenpeace y en casa, en el colegio y con sus amigos, siempre ha sido la defensora a ultranza del medio ambiente. «Es una satisfacción muy grande que te reconozcan este esfuerzo», declara Marifé Fuentes, quien se emociona al recordar todo lo que empezó su padre. Él, ahí arriba, también estará orgulloso.