+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

UN ALMENDRALEJENSE NOMINADO A LOS PREMIOS NACIONALES DEL VOLUNTARIADO DE CRUZ ROJA

Un sentimiento puro de solidaridad

Francisco García ‘Kikino’ opta a un premio nacional en la categoría de ‘Dedicación’ tras 18 años ayudando a personas que lo necesitan a través de Cruz Roja H Su carácter servicial y amable han motivado que reciba el reconocimiento de sus vecinos

 

Alma de voluntario 8 Francisco García ‘Kikino’, en una de las ambulancia del puesto de socorro de Almendralejo. - R.C.

RODRIGO CABEZAS
01/04/2019

Francisco García Álvarez, más conocido como ‘Kikino’, tenía tan solo 18 años cuando se montó por primera vez en una ambulancia de Cruz Roja. Fue a por ropa de fútbol sala al puesto de socorro situado en la antigua carretera de Sevilla y al llegar allí, Antonio Vélez y José Leandro ‘Illo’, estaban a punto de salir a una urgencia: «¡Móntate, Kiko. Que nos vamos!». Y ahí se montó Kikino para su primera misión, todavía sin ser voluntario. 18 años después, este almendralejense de gigantesco y solidario corazón, está nominado a los Premios Nacionales del Voluntariado de Cruz Roja en la categoría de ‘Dedicación’, precisamente por su media vida al servicio de los demás.

Kikino es ahora responsable de socorro y emergencias y del equipo Erie (equipo de respuesta inmediata en emergencias). Comparte grupo con Alicia Cozma, Rosario Román y Miguel Santos: «Menciónalos también, eh, que ellos son igual que yo», exclama Kiko, siempre pendiente de los demás. Ese carácter afable, amable y servicial le han llevado a centenares de misiones en sus 18 años en Cruz Roja. «Hemos visto de todo. Desde la muerte de nuestro querido don Jesús, que me tocó atenderle, hasta cosas muy bonitas como salvar vidas o el nacimiento de un bebé. Es maravilloso ver a estas personas».

Medio Almendralejo conoce perfectamente a Kikino. En el fútbol, en las pruebas deportivas, en los conciertos, en las concentraciones. Su misión es estar siempre ahí, por si los demás necesitan de su ayuda. «Realmente, no entendería cómo hacer mi vida si no estuviera en Cruz Roja. Aquí está mi pasión, mi círculo social y mis amigos. Es mi segunda familia, sin duda», confiesa.

El próximo 2 de abril se conocerá al ganador de este Premio Nacional al Voluntariado. «A mí ganarlo me da igual. Cualquier compañero que se lo lleve será justo porque la labor de todos es fundamental».

A sus 36 años, Kikino es un referente para los jóvenes que se inician en Cruz Roja y tiene claro que la vena del voluntariado no está perdida: «Ni mucho menos. Lo que tenemos es que saber cuidarlos y hacerles ver que esto puede ser muy gratificante. A la cantera hay que cuidarla».

En Almendralejo, todos votan estos días a Kikino, aunque realmente no sea necesario ningún premio para alguien que tiene el reconocimiento de todos.