+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

333.628

 

JUAN MANUEL Cardoso
29/11/2011

TLtas elecciones del 20-N han arrojado, en el sentido literal de la expresión, resultados y conclusiones que están dando que hablar y seguirán siendo objeto de debate en el inmediato futuro. Desde las injusticias que provoca el actual sistema electoral español (vigente, por cierto, en los países de nuestro entorno y calificado, aunque eso no consuela demasiado, como el menos malo), donde IU y UPyD son los grandes perjudicados, hasta los números de récord, para bien o para mal, de los dos grandes partidos, pasando por las lecturas e interpretaciones de todo tipo que la extrapolación de datos autonómica o local permite.

España tiene 47.021.031 de habitantes y el censo electoral está establecido en 35.779.208. En las elecciones generales de 2011 han votado 24.590.557, es decir, 7 de cada diez ciudadanos con derecho a voto acudieron a las urnas mientras que casi tres de cada diez se abstuvieron. La lectura, en principio, es sencilla: la inmensa mayoría cree en el sistema y, posiblemente, crea que todas las reformas han de hacerse desde el propio sistema. El voto nulo o en blanco, que viene siendo protesta, enfado, coña, torpeza o rechazo ha llegado a las 650.981 papeletas. Es curioso que, con respecto a los anteriores comicios, han votado un 2,16% menos de electores, la abstención ha subido un 1,81%, el nulo un 0,65% y el blanco un 0,26%. Esto es la democracia real aunque sea imperfecta. Geroa Bai, con 42.411 votos ha obtenido un diputado mientras que Equo y PACMA, con 215.776 y 101.557 votos, respectivamente, no tendrán representación. Es más, por encima en número de votos de GBai se sitúan Escaños en Blanco, el partido Andalucista, Plataforma por Cataluña y los regionalistas cántabros y tampoco obtienen escaños. En Badajoz, las minorías están representadas por Equo (583 votos), PACMA (Partido Animalista, 429 votos), PUM+J (Por un Mundo Más Justo, 276 votos) y Convergencia por Extremadura (146 votos).

Lo más preocupante en esta España de absurdos es que hay 333.628 tíos que han votado a Amaiur. Hay 129.655 ciudadanos de Guipúzcoa, 122.606 de Vizcaya, 32.267 de Alava y 49.100 de Navarra que están de acuerdo con la estrategia independentista, que justifican o miran para otro lado frente a la tragedia y el terror durante décadas y que casi los mil muertos, los miles de heridos y mutilados, los secuestros, las extorsiones y la violencia callejera deben ser enterrados en el pozo del olvido. Es democracia, pero no nos gusta.