+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Otro ritmo

El Amor Brujo y Drumming

 

EMILIO GONZÁLEZ BARROSO Profesor de Música
25/01/2018

De nuevo actuaba la Orquesta de Extremadura el pasado jueves en el Palacio de Congresos de Badajoz y el viernes en el de Cáceres, en esta ocasión con sendos conciertos de su temporada de abono, presentando un atractivo programa. En su primera parte la Suit de concierto de El Amor Brujo de Manuel de Falla en una de sus más logradas versiones, con trece secuencias en las que se alternan los pasajes instrumentísticos, como la conocida Danza ritual del fuego, con canciones como la del Amor dolido y la del Fuego fatuo. Como excepcional solista la joven cantaora extremeña, de Herrera del Duque, Celia Romero, que cuenta con un importante bagaje de premios en el mundo del flamenco. Bajo la batuta de Manuel Hernández Silva como director invitado, la Oex interpretó en la segunda parte la fantástica Sinfonía nº 12 El año 1917 de Shostakovich, formando parte del ciclo Conflictos, en este caso referido a la revolución rusa.

En el teatro López de Ayala se celebraba la tarde del viernes un nuevo concierto del IX Ciclo de Música Actual organizado por la Sociedad Filarmónica de Badajoz en coproducción con el Centro Nacional de Difusión Musical con la colaboración de la Junta de Extremadura, diputación y Ayuntamiento pacenses y Fundación Caja Badajoz.

El grupo portugués Drumming, integrado por seis formidables percusionistas portugueses dirigidos por el valenciano Miguel Bernat ofreció un magnífico programa de obras de autores lusitanos y españoles entre los que figuraba Novel Sámano, profesor del Conservatorio Superior de Badajoz, con un espectacular montaje de toda clase de instrumentos tanto de membrana como duros sonoros: timbales, cajas , gongs, xilófonos, vibráfonos y marimbas que llenaban el escenario.

El Ballet de San Petersburgo actúa estos días y en próximas fechas en los Palacios de Congresos de Badajoz, Mérida, Cáceres y Plasencia representando El Cascanueces, La Bella Durmiente y El Lago de los cisnes, de Tchaikovsky.