+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el chinero

El bulo hecho bola

Las administraciones son las que deben rendir cuentas a la ciudadanía a través de los medios de comunicación

 

Un grupo de personas con mascarillas en Badajoz. - S. GARCÍA

Ascensión Martínez Romasanta
19/07/2020

He leído un comentario de lo más incoherente en un grupo de una red social formado por vecinos de Badajoz, por parte de un incrédulo ciudadano que preguntaba si alguien sabía los datos reales del número de contagiados de covid en la ciudad, porque no se fiaba de los medios de comunicación. De los medios de comunicación, que están obligados a contrastar la información no se fiaba, pero sí de lo que pudiera contarle cualquiera que en ese momento estuviese en disposición de enredar con el móvil.

Desde sus inicios, esta pandemia que tanto dolor nos está causando, ha visto agravadas sus trágicas consecuencias por la desinformación generada en las redes sociales. Bulos que surgen de un comentario y que entre mensaje y mensaje engordan como una bola de nieve provocando a su paso preocupación e injusticias. Bulos que parecen creíbles porque estamos asustados y el miedo es libre y por mucho que se aclaren, nos dejan un poso de congoja. Bulos que cuando se refieren a personas concretas, con nombres y apellidos, a familias o negocios, se convierten en injurias, capaces de causar tanto daño que ni siquiera un desmentido a todo volumen es capaz de borrar, por la huella inalterable que dejan. Nacen, crecen, se reproducen, corren y vuelan en las redes sociales, a tal velocidad, que cuando el perjudicado se percata de lo sucedido, ya son cientos y miles los que han dado por bueno el mensaje alterado.

Contra estas mentiras, que cogen peso a medida que se dispersan, no hay mejor antídoto que la información contrastada, tan difícil de conseguir en situaciones como la que estamos viviendo. El derecho a la protección de datos choca con el derecho a la información y los responsables políticos han optado por poner el límite antes del grano y por no ofrecer más información que la estrictamente necesaria, sembrando la duda de si es esa la necesaria o es la que los responsables necesitan para no generar más desconfianza en su gestión.

No comparto que se hable de áreas de salud cuando se ofrece el recuento de contagios y de contactos, en lugar de hacerlo por municipios. Son los alcaldes de cada localidad los que están avisando a sus vecinos de que se están dando casos de contagios en sus pueblos. Lo hacen para que tomen las medidas oportunas de prevención y protección, no para que se señale a los perjudicados, que bastante tienen con lo que tienen. Se han dado casos de vecinos estigmatizados por haberse corrido la voz de que estaban infectados, incluso han sufrido rechazo tras haber dado negativo en la prueba de contagio. Pero debemos pensar que son casos aislados, valga la redundancia, y que los causantes son los chismorreos. Haría bien la Consejería de Sanidad en informar con exactitud de cuántos casos se dan en cada localidad, cómo, en qué circunstancias y dónde se han producido los focos y cuántas personas están en seguimiento.

Tenemos derecho a disponer de toda la información, porque todos estamos inmersos en este problema y nadie es dueño y señor de la información sanitaria, que debe estar a disposición de todos.

Estoy segura de que cuando esto pase, que pasará, volveremos a los negocios que tuvieron o quisieron cerrar por motivos que solo a ellos compete. Pero no me ofrecen garantía aquellos que cerraron y pusieron un cartel en la puerta diciendo que lo hacían por un problema eléctrico. Están en su derecho de no informar para no alarmar, pero eso es mentir. Las administraciones son las que deben rendir cuentas a la ciudadanía, sin medias verdades, a través de los medios de comunicación. Es la única forma de evitar embolados.

 
 
1 Comentario
01

Por cacereño97000 18:40 - 19.07.2020

Realmente han habido muchos bulos y desinformación, pero también hay que decir que la misma prensa desinforma, aunque no sean bulos, porque la prensa tiene una ideología y según su ideología la información es menos o más sectarista, se informa más de lo que interesa si es apoyar o no al gobierno, por ejemplo, leer El País es como leer el boletín de Moncloa, eso no es informar, y no comentaré del El Periódico aunque sabemos por donde se mueve también. Hay bulos pero también una desinformación o información dirigida, de los medios. Al final el perjudicado la persona que intenta informarse obviamente. Hoy días los medios de información distan mucho de ser objetivos, pero mucho. Para mi muchos medios de información tienen la misma credibilidad que las redes sociales ... 0 . Es mi opinión particular.