+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

26.000 metros cuadrados

Caja Badajoz construye el edificio más alto de Extremadura para su sede social

El presupuesto asciende a 38 millones de euros

 

Así será el edificio. -

elperiodicoextremadura.com 09/07/2007

La nueva sede social de Caja Badajoz en la capital pacense será un edificio "inteligente, sostenible y sensible" diseñado por el Estudio español de Arquitectura Lamela en colaboración con el inglés Hok. El presidente de la entidad financiera, José Manuel Sánchez Rojas "hecho histórico que simboliza la unión entre el pasado y el futuro" de la caja, que unirá a los que ya tiene en propiedad en la ciudad en la calle del Obispo y en el paseo de San Francisco, informa la agencia Europa Press. Sánchez Rojas detalla que el centro servirá a las "necesidades operativas" de Caja Badajoz y será "un centro económico y financiero para la implantación de empresas, simbolizando la pujanza de la Extremadura que encara el siglo XXI".

El proyecto seleccionado fue elegido, gracias a la asesoría de la empresa Gerens, tras la celebración de un concurso restringido, en el que se invitó a participar a cuatro estudios de prestigio internacional. El representante de Gerens, José Manuel Alvadalejo "su eficiencia y racionalidad del presupuestos y los plazos de ejecución".

Casi 26.000 metros cuadrados

El nuevo centro empresarial se construirá en una parcela de 19.963 metros cuadrados, cuyo precio de permuta con el ayuntamiento pacense ha sido de 3,55 millones de euros. En total se construirá una superficie de 25.833 metros cuadrados, con una altura de 77,80 metros, un presupuesto de construcción estimado en 38,2 millones de euros y un plazo, desde la concesión de la licencia de obras de entre 20 y 24 meses.

Carlos Lamela observa que el nuevo centro empresarial se caracteriza por "volúmenes sencillos y rotundos, con una organización estructurada que facilita su uso".

El edificio se divide en dos partes, una torre que albergará las oficinas de la caja y un basamento, para los usos complementarios, en torno a un gran patio central que permite un acceso individualizado. La torre principal es un prisma puro vertical, que se elevará sobre un gran plano inclinado hacia la rivera del río Guadiana, un volumen que se prolonga en "voladizo" con un mirador panorámico donde se instalará la cafetería.

Sus creadores destacan la importancia del "tratamiento paisajístico" del edificio, que articula los espacios exteriores con una clara referencia a la dehesa extremeña.

El diseño del inmueble incluye una configuración interior espacial y flexible, que permite realizar cambios de funcionalidad de forma sencilla, gracias a un sistema de revestimientos horizontales, de suelos y techos que permite la conversión y modificación de los sistemas de comunicación. Además, se ha dado un especial tratamiento a la entrada de luz natural y a la iluminación artificial, para asegurar el confort, con una climatización que garantiza el ahorro energético a lo largo de las diferentes estaciones del año y horas del día. Asimismo, se han tenido en cuenta las condiciones climatológicas de Badajoz, sus temperaturas, latitud y humedad relativas, junto con un estudio de "soleamiento" para establecer la orientación más óptima del edificio.