+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

NUEVOS MOVIMIENTOS EN EL SECTOR DE LA SANIDAD PRIVADA

Clínica Extremeña negocia con un nuevo operador para reabrir en otoño

Tras la salida de Hispano Portuguesa Sanitaria, la sociedad CES negocia con Ribera Salud Grupo. La reapertura del hospital general generaría unos 150 puestos de trabajo en una primera fase

 

Fachada de la Clínica Extremeña de Salud, en la calle Federico Mayor Zaragoza. - ANDRÉS RODRÍGUEZ

F. LEÓN badajoz@extremadura.elperiodico.com BADAJOZ
04/08/2019

El sector de la sanidad privada sigue generando movimientos, bien para relanzar la actividad, bien por posibles nuevos proyectos, en una lucha constante por ampliar y diversificar un mercado en crecimiento, aunque desigual, no solo en Badajoz, sino mirando siempre a Portugal.

Ejemplo de esta actividad es que la sociedad propietaria de Clínica Extremeña de Salud (CES) mantiene contactos con un nuevo operador hospitalario tras la marcha de la sociedad Hispano Portuguesa Sanitaria (HPS), que se interesó por recuperar la actividad del hospital privado, llegando a anunciar CES la reapertura del mismo en enero pasado.

HPS optó por retirarse ante el coste --unos 2 millones-- que suponía la reparación de los desperfectos y sustitución de equipos tras haber sido desconectados por el anterior administrador concursal, que llegó a cortar la electricidad y precintar el centro sin conocimiento judicial, por lo que fue cesado en sus funciones, por sentencia. Ese hecho hizo que la clínica no pudiera cumplir los plazos para su puesta en marcha.

También lo achaca CES a que la resolución del Jurado de la Competencia que declaraba nulas unas cláusulas de la sociedad propietaria entonces de Clideba con las aseguradoras, por abuso de la competencia, no se acaban de cumplir, lo que afectaría a la libertad de conciertos con aseguradoras, especialmente las que dan servicio a las mutualidades de funcionarios.

Tras ese nuevo intento de retomar con HPS la actividad del hospital --CES no ha dejado de intentar acuerdos con distintos operadores hospitalarios de ámbito nacional--, que se inauguró en enero de 2012 y que alcanzó un acuerdo con los acreedores estando inmersa en un proceso concursal, que supuso un ERE extintivo para toda la plantilla, CES negocia en la actualidad con Ribera Salud Grupo (RSG). Se trata de un grupo especializado en gestión pública-privada y considerado líder en el sector de las concesiones administrativas sanitarias; y con implantación en la Comunidad Valenciana.

Según ha podido saber este diario de fuentes conocedoras de las conversaciones, RSG ya habría mantenido contactos con la Administración autonómica, considerando necesaria la presencia de al menos dos hospitales privados en la ciudad, que siempre tuvo, y que sean de propietarios diferentes.

El marco de la negociación con RSG sería la gestión del hospital en régimen de alquiler a la sociedad propietaria, también con el nombre de Clínica Extremeña de Salud.

La culminación de esta negociación permitiría poner en pleno funcionamiento la clínica a lo largo del próximo mes de septiembre como hospital general privado, con la creación de 150 puestos de trabajo en una primera fase, para atender a pacientes privados y de las listas de espera del SES, aspecto éste que de especial interés para la operación.

Además, supondría abordar la terminación de la segunda fase del proyecto inicial de CES, con más de 21.000 metros cuadrados, lo que aumentaría el número de empleos.

 
 
1 Comentario
01

Por juan.crespo 13:29 - 04.08.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

En román paladino, que Hispano Portuguesa de Salud ha pegado la espantada en cuanto ha visto el percal. Y Clinica Extremeña de la Salud trata de vender la moto a otro "pardillo" con la que tiene encima, que no es poco y que ya saldrá si no se tapa como se viene haciendo hasta ahora. El malo es el administrador concursal, el fiscal que declaró concurso doloso y por último el juez cuando dicte sentencia si es que se dignan en publicarlo.