+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Conciertos de Año Nuevo

 

La Orquesta de Extremadura, bajo la batuta de su director titular, Alvaro Albiach, ofrecía sendos Conciertos de Año Nuevo, el día 1 en el teatro López de Ayala de Badajoz y al día siguiente en el Palacio de Congresos de Cáceres, el primero de ellos patrocinado por la Fundación Caja de Badajoz a beneficio de la Asociación Oncológica Extremeña, que cumple su 20 aniversario.

De nuevo, la OEx continúa manteniendo esta musical tradición de celebrar un concierto en el que, al más puro estilo vienés, sea interpretado el atractivo y amplio repertorio de valses, polcas, marchas y operetas de la prolífica saga austríaca de la familia Strauss, que sigue atrayendo al público, que lo refrenda con su masiva asistencia. En ambos conciertos la Orquesta de Extremadura, haciendo gala de su magnífico nivel interpretativo, presentaba un interesante y en cierto modo novedoso programa que comenzaba con la obertura de Hansel y Gretel de Humperdick para continuar con diversas obras de los Johann Strauss, padre e hijo, incluso de Eduard, uno de los hermanos de la saga. Al programa oficial se agregaron la Sinfonía del Juguete, de Mozart, el famoso Danzón nº 2 de Arturo Márquez, el inefable vals El Bello Danubio Azul y la inevitable y consabida marcha que el patriarca de la musical familia vienesa dedicara al mariscal Radetzky, para que los espectadores se solacen batiendo las rítmicas palmadas.

Por cierto que durante la mañana del día 1 se retransmitió por televisión una vez más el famoso Concierto de Año Nuevo de la Orquesta Filarmónica de Viena desde la sala dorada del Musikverein, dirigido por quinta vez por el italiano Ricardo Mutti, que ya ha dirigido a esta prestigiosa agrupación sinfónica más de 500 veces. Como curiosidad: en centroeuropa y países del Este el protocolo establece que si un concierto se celebra por la mañana los componentes de la orquesta han de lucir corbata en lugar de pajarita. De ahí que los integrantes varones de la filarmónica vienesa, incluido el director, actúen siempre en este concierto, que concita un audiencia de más de 50 millones de espectadores en todo el mundo, con sus características corbatas grises.