+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

el remate

El contrato del pregonero

 

MARÍA ORTIZ Periodista
15/03/2019

Huele ya más a incienso que a silicona y en Badajoz se sigue hablando del Carnaval. Es lo que tiene la política local. Y más en época electoral: que se estiran los chicles aunque ya no tengan sabor.

Y seguimos hablando del Carnaval no porque el de este año haya sido un «carnavalazo», como lo definió fantásticamente Choni Romasanta en su columna del pasado domingo. Lo hacemos por una polémica , una vez más, de lo que cobra el pregonero. En esta ocasión el actor Fernando Tejero. ¡Los doce mil euros famosos! Una cifra que siempre acaba sabiéndose, como si fuera el gran secreto desvelado. De hecho yo recomendaría que para próximos años se diera a conocer previamente y con naturalidad, al igual que se hace con el coste de cualquier otra actividad del Carnaval.

Porque no olvidemos que se trata de un trabajo más que realizan ciertos profesionales con relevancia nacional y como tal hay que pagarlo. Y no se les contrata porque hayan nacido ni tengan relación con esa localidad. Lo normal es que ni hayan estado nunca en la fiesta que pregonan. Se les contrata y se les paga, para que en su calidad de «famoso» o «famosa», la conozcan y puedan darle publicidad en sus apariciones públicas.

¿Le interesa pagar al Carnaval de Badajoz por tener a un famoso como pregonero y la difusión nacional que pueda aportar? ¿Cuánto cuesta un pregonero? Joaquín Sabina cobró más de cuarenta mil euros en Cádiz. ¿Es mucho? Pues depende. Sabina prácticamente dio un concierto.

Es evidente que si queremos que nuestra fiesta sea más conocida y venga más gente habrá que hacer todos los esfuerzos de promoción posibles. Pero también es verdad que de alguna manera hay que garantizar que ese objetivo se cumpla porque hablamos de dinero público.

Por eso yo insisto en que la promoción que se espera de un pregonero al que se le paga para ello quede reflejada en su contrato. Y ya de paso que se incluya también la buena educación que se les presupone.