+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

disidencias

Diana

 

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
16/01/2018

Marina y Laura fueron enterradas en cal viva después de ser quemadas; Ruth y José, de 6 y 2 años de edad, respectivamente, fueron literalmente calcinados por su padre; Asunta, de 12 años, fue hallada muerta en una pista forestal; a Sandra, dos menores la violaron varias veces, la golpearon, la atropellaron con el coche hasta en siete ocasiones y, por si acaso quedaba viva, compraron gasolina y le prendieron fuego; el cuerpo de Marta aún no se ha encontrado, desde que desapareció en 2009; Mari Luz, con cinco años, fue víctima de un depredador sexual. Y así, uno y otro y otro y otro caso de violaciones y asesinatos con especial crudeza, con una saña que ni el más salvaje de los animales, crímenes de lo más abyectos sobre mujeres y niños que nada que tenga que ver con la naturaleza humana puede explicar. Asesinos, violadores, pederastas, el catálogo no es amplio pero, cuando algo sucede, se disparan todas las alarmas y la sociedad se echa a temblar.

Viven en nuestras ciudades, en nuestros barrios, van al colegio de nuestros hijos, los vemos por la calle, parecen personas normales, pero no lo son, porque un mal día, rodean a una chica, la fuerzan, se resiste, la violan, la matan, la ocultan y tratan de poner tierra de por medio. Diana Quer ha sido la última. Una chica que se va a casa, un tipo que la asalta y ahí comienza el infierno. Podría ser mi hija, la tuya, tu nieta, tu mujer, nos echamos las manos a la cabeza, no damos crédito que eso pueda pasar, hay políticos que se ponen estupendos y reclaman justicia pero, llegada la hora de la verdad, creen en la reinserción social de estos criminales. Y lo creen, aunque reincidan. Con voz engolada, abominan de las cárceles, de las penas, quieren darle una oportunidad a la bestia. Y acaban metiendo la ideología en esto. No hay que legislar en caliente, somos modernos, creemos en las personas.

El otro día oí a uno de ellos decir que al maltratador o asesino de mujeres, todo el peso de la ley. Sin concesiones. Estoy de acuerdo. A continuación, se manifestó en contra de la prisión permanente revisable. Debe ser que en Italia, Reino Unido, Francia, Alemania, Austria, Suiza o Dinamarca son unos carcas. Ve y díselo al padre y a la madre de Diana. Y luego les pides el voto. O miras para otro lado. O guardas un minuto de silencio.

Temas relacionados