+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El dilema Madrid-Lisboa

 

Greta Thunberg he querido dar un mensaje al mundo con su travesía de 21 días del Atlántico para asistir sin contaminar a la Cumbre del Clima de Madrid. Pero al llegar a Lisboa se encontró con un dilema de difícil solución. ¿Cómo seguir siendo fiel a sus principios para llegar a Madrid usando medios no contaminantes? Probablemente la única alternativa radical existente para seguir siendo fiel a sus principios es el senderismo o la bicicleta. Ahora surgen también críticas a las autovías y al coche eléctrico desde posiciones ecologistas.

A muchos de los residentes en el Sudoeste Ibérico, que puede demostrar tener un balance muy positivo en este proceso de degradación medioambiental, nos gustaría que la atención se centrase simplemente en cómo ir de Lisboa a Madrid y que llamase más la atención las escasas conexiones entre estas dos capitales europeas tan próximas y tan distantes. El problema no existiría si hubiese llegado a Sevilla con 20 servicios diarios de tren electrificado con Madrid, tardando apenas dos horas y media. Lisboa tiene un solo servicio diario con Madrid en una línea parcialmente sin electrificar que tarda más de 10 horas rodeando Extremadura por el norte.

Cuando esto escribo no conozco como se ha desplazado pero creo que la mejor solución, debería haber sido ir por la autovía de Extremadura con coche eléctrico. Aunque todavía no esté esta ruta completamente preparada, el problema se hubiese solucionado cambiando de coche como se hacía hace poco más de cien años en las casas de postas.

Este problema visualizado con el dilema Greta debemos aprovecharlo desde el Sudoeste Ibérico para convertirlo en muy poco tiempo en un corredor de movilidad eléctrica de cero emisión de CO2. Sería un buen reto que en el 2021 el trayecto Lisboa- Madrid esté plenamente dotado de cargadores eléctrico con certificación de haber sido abastecido de fuentes renovables que tranquilicen conciencias. Y en el 2023 conseguir que todo el trayecto se pueda hacer por tren electrificado con suministro de fuentes renovables. Es un reto, pero sería todo un símbolo de respuesta a un problema actual de fácil solución a corto plazo. Los problemas

son para darle soluciones, y en este caso es una oportunidad.