+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

OCURRIO EN EL 2011 EN UN CLUB DE ALTERNE DEL NEVERO, EN BADAJOZ

Dos años de cárcel al acusado de intentar matar a una prostituta en Badajoz

El inculpado tiene mermadas sus facultades psíquicas, según el forense

 

El acusado de intento de homicidio, ayer, en la Audiencia. - Foto:OTO

F. LEON
16/01/2013

El juicio contra A. R. B., acusado de un delito de homicidio en grado de tentativa por su agresión a uns prostituta en un club del alterne de Badajoz, quedó visto para sentencia ayer en la Audiencia provincial, tras alcanzar un acuerdo de conformidad la defensa, representada por la abogada María José Malagón, de Madrid, y el fiscal Diego Yebra. Este solicitaba en sus conclusiones provisionales 6 años de cárcel y 6.000 euros de indemnización para el acusado, penas que han quedado rebajadas en el juicio.

El fiscal ha tenido en cuenta la eximente incompleta de incapacidad psíquica, así como la atenuante de confesión y arrepentimiento previo, por lo que, teniendo en cuenta que el acusado admite la autoría de los hechos, la pena solicitada se queda en dos años de prisión por un delito de homicidio en grado de tentativa, sin que tenga que ingresar en el centro penitenciario. Además, no podrá acercarse a la víctima a menos de mil metros de distancia durante cinco años, y deberá abonar una indemnización de 1.500 euros por los daños morales sufridos por la víctima.

Los hechos ocurrieron el día 6 de diciembre del 2011, cuando A. R. B. contrató los servicios sexuales de una joven que trabajaba en un club de alterne sito en el polígono industrial El Nevero, en la capital pacense. En un momento dado, cuando se encontraban solos, A. R. B. le pidió a la chica que cerrara los ojos y sacó un trozo de azulejo con la intención de clavárselo en el cuello. Pero la mujer abrió los ojos y pidió auxilio, por lo que un vigilante del local acudió enseguida e impidió que se produjera la agresión.

La abogada de A. R. B. explicó que su representado no llegó a agredir a la mujer, que en efecto "sacó el trozo de azulejo que llevaba, pero una vez evitada la agresión, se quedó llorando en el mismo lugar del suceso y llamó a la policía, pero no le hizo nada y la mujer no sufrió agresión".