+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

ESTE DOMINGO

Dos jóvenes de 18 y 21 años fallecen por intoxicación de monóxido de carbono en Badajoz

 

Portal de la vivienda en la que se ha producido el suceso. - EL PERIÓDICO

Dos jóvenes, una chica de 21 años y un joven de 18, han fallecido por intoxicación de monóxido de carbono en Badajoz, según han confirmado fuentes de la Policía Nacional. Los cuerpos sin vida de ambos fueron encontrados esta madrugada en una vivienda de la calle Camino del Almendro, en la barriada de Llera.

Según las primeras hipótesis, los jóvenes se habrían dejado una sartén puesta en el fuego y se durmieron en un sofá. En la cocina había restos de un pequeño incendio, que se había apagado solo. Todas las ventanas y puertas de la vivienda se encontraban cerradas y el humo fue desplazando el oxígeno por combustión lenta hasta causarles la muerte.

Los fallecidos, Luis Manuel R., natural de Badajoz, y Carolina G., de Cáceres, eran estudiantes y compañeros de trabajo en una discoteca ubicada en la plaza de La Molineta, en Valdepasillas. La casa en la que estaban la tenía alquilada la chica.

Al lugar, además de la Policía Nacional, se desplazaron los bomberos del parque municipal, que accedieron a la casa por un patio interior, y los servicios médicos, que solo pudieron certificar el fallecimiento de los jóvenes.

Fue precisamente el padre de la joven quien, preocupado tras horas intentando contactar con su hija sin éxito, alertó a la Policía Nacional de Badajoz de que llevaba sin noticias de la joven desde el viernes. Desde este cuerpo, a su vez, se dio aviso a los bomberos del parque municipal ante la posibilidad de que a la chica le hubiera sucedido algo en su casa y no pudiera abrir la puerta, por lo que acudieron hasta la vivienda de la calle Camino del Almendro. La puerta de la casa estaba cerrada con llave y tuvieron que acceder a través de un patio interior por otra entrada después de romper una cerradura y unos cristales. Cuando entraron al piso observaron que había mucho hollín, todavía era perceptible un intenso olor a humo y en la cocina se apreciaban los restos del pequeño incendio originado por la sartén, que se había extinguido solo.

Los cadáveres de los jóvenes fueron encontrados en el sofá del salón, que comparte espacio con la cocina. Cuando los servicios médicos llegaron solo pudieron certificar la muerte de ambos jóvenes antes de que sus cuerpos fueran trasladados al Instituto de Medicina Legal para practicarles la autopsia, que confirmó que el fallecimiento de los chicos se había producido por inhalación de monóxido de carbono.