+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS TRABAJOS DEBEN EMPEZAR EL 14 DE JUNIO POR DECISION JUDICIAL

La empresa Acciona derribará el Cubo en mes y medio, la mitad del plazo previsto

La compañía que acometerá las obras es la heredera de la que construyó la Facultad de Biblioteconomía. La Uex está adaptando espacios en el campus para despachos y aulas mientras se habilita la biblioteca

 

Las dos plantas que sobresalen son las que serán demolidas. - Foto:ARCHIVO

A. M. ROMASANTA EUROPA PRESS
07/05/2016

Si los plazos se cumplen, a finales de julio deberían estar derribadas las dos plantas superiores del Cubo de la Facultad de Ciencias de la Documentación y de la Comunicación, donde se ubican 22 despachos, en cumplimiento de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Extremadura (TSJEx), que estableció como fecha de inicial de las obras el 14 de junio por ser la que menos perjudica a la actividad universitaria. Inicialmente, en el pliego de condiciones para la adjudicación de los trabajos, el ayuntamiento estableció 3 meses, pero se realizará en la mitad de tiempo, en tan solo mes y medio, que es el plazo comprometido por la empresa que finalmente realizará los trabajos, Acciona Infraestructuras, según informó ayer el primer teniente de alcalde, Germán López Iglesias, tras la Junta de Gobierno Local.

Este acuerdo responde a la propuesta de la mesa de adjudicación, que eligió la propuesta de Acciona, con un presupuesto de 325.907 euros, por debajo del precio de licitación, que ascendía a 370.348.

Con la decisión de ayer comienza la cuenta atrás para la demolición por sentencia judicial de una parte de esta facultad que, curiosamente, fue construida, junto con la Biblioteca Regional, por la misma empresa que ahora se encargará de demoler lo que edificó. La obra fue adjudicada a Necso, Entrecanales y Cubiertas SA, de la que es heredero el grupo Acciona, creado en 1997.

Sobre la posibilidad de que finalmente este derribo no se lleve a efecto, López Iglesias reconoció que, "honradamente", no confía en que eso pueda suceder. "No tenemos ningún margen de maniobra", señaló y, de hecho, comentó que el ayuntamiento ya está en conversaciones con la Junta y la Universidad de Extremadura para trazar los pasos siguientes a seguir en cuanto a la reubicación de los despachos del profesorado.

A este respecto, el rector de la Uex, Segundo Píriz, manifestó ayer que confía en licitar "tan pronto como sea posible" las obras para reubicar los despachos que desaparecen. Píriz señaló que están realizando sus "tareas lo más rápido que se puede" en relación a dichas obras. En este sentido, avanzó que el Consejo Extraordinario de Gobierno de la Uex ha aprobado un convenio a cuatro bandas entre la Junta de Extremadura, el Ayuntamiento de Badajoz y la diputación provincial para que se cedan a la institución universitaria 130 metros cuadrados en la Biblioteca Regional. Dicho espacio, junto con otros que quieren recuperar en la actual Facultad de Ciencias de la Documentación y de la Comunicación, permitirán reubicar los despachos que van a desaparecer, donde, según el rector, los profesores "no solo hacen su trabajo, sino que atienden a los estudiantes".

Preguntado por cuándo podría empezar dicho traslado, Segundo Píriz distinguió entre dos fases, dado que primero hay que desalojar los despachos cuando empiecen las obras de demolición, mientras que "la ocupación definitiva será cuando estén realizadas las obras". Así, reconoció que requieren tiempo para habilitar unos nuevos espacios donde los profesores y los estudiantes puedan realizar su actividad normal, así como dejó claro que "es un inconveniente importante para la Universidad de Extremadura", que se va a solucionar "con la voluntad de todos". En dicho "intervalo", agregó, hay espacios que se están adaptando en distintas facultades del campus pacense, tanto en despachos para los profesores como aulas para los estudiantes, en las que puedan recibir las clases y hacer los exámenes, acerca de lo cual avanzó que las facultades no están "totalmente definidas", pero que "se ha hablado" de la Escuela de Ingenieros Industriales o de la Facultad de Medicina, si sus alumnos ocupan el próximo curso el semisótano del hospital Infanta Cristina.

Además, reafirmó que la Uex "quiere seguir en la Alcazaba", donde está haciendo "una labor social importante, que empezó hace muchos años" en una zona como el centro histórico de Badajoz, que "no tiene nada que ver con el que había hace unos años", sostuvo.