+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

tras 28 años trabajando en badajoz en atención a drogodependientes y sus familias

El futuro de la asociación Nueva Vida peligra por el retraso de las ayudas

Antes de iniciar movilizaciones, se dirigirá a las administraciones. Gestiona el único centro de día para toxicómanos que funciona en la ciudad

 

Un grupo de usuarios en el centro de día de Nueva Viva. - CEDIDA

A. M. ROMASANTA lcb@elperiodico.com BADAJOZ
05/01/2018

La junta directiva de Nueva Vida se reunió anoche para volver a analizar posibles acciones ante el futuro incierto de una asociación que lleva 28 años trabajando en Badajoz con programas de atención a drogodependientes y sus familias. Habían previsto iniciar movilizaciones, pero decidieron reintentar una ronda de contactos con las administraciones, cuya ayuda es indispensable para poder continuar.

Hasta ahora su voz de alarma no ha recibido respuesta, que necesitan a corto plazo, pues sus necesidades son urgentes, según explicó a este diario María del Mar Fernández, de la junta directiva. Del ayuntamiento solo han recibido promesas. Fernández asegura que se han comprometido a facilitarles un local, lo que reduciría mucho los gastos de la asociación, pues pagan un alquiler por el que ocupan, así como la posibilidad de acceder a alguna ayuda municipal. Esta asociación nunca ha recibido subvenciones del ayuntamiento, con el que colabora en acciones relacionadas con la salud y la juventud.

Nueva Vida sí percibe fondos de la Junta de Extremadura hasta el 2017 para el centro de día, el único de drogodependientes que funciona en Badajoz. El problema es que las subvenciones del gobierno regional «llegan muy tarde, no solo las nuestras» y nunca antes de final de verano, lo que dificulta la planificación del año. Recibían otra procedente del IRPF del Ministerio del Interior, pero a partir del 2018 su gestión recae en las comunidades autónomas, por lo que desconocen si entrarán con los mismos criterios y la cuantía. Hasta ahora tenían menos problemas porque recibían esta ayuda a principios de año, «pero ya no tenemos nada seguro». Además del centro de día, gestionan un programa en el centro penitenciario y una escuela de padres. Lucharán por no cerrar porque temen que no hay relevo. «Nosotros trabajamos con los que nadie más quiere, de los que a nadie le gusta hablar y si cierra Nueva Vida, se cierran las puertas a un montón de personas que están recibiendo ayuda», se lamenta esta psicóloga. Anualmente atienden a unos 250 usuarios de forma directa.