+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

disidencias

Héroes

 

Juan Manuel Cardoso Juan Manuel Cardoso
19/11/2019

El otro día me encontré a José Antonio Belmonte, un joven de 80 años que dedica parte de su tiempo a colaborar como voluntario en el Banco de Alimentos. Donde muchos más acuden a diario, como su presidente, Jesús Reynolds. A menudo me cruzo por la calle con Paco Delgado, murguero en el pleistoceno, y que colabora en el comedor social que las monjas tienen en la calle Martín Cansado, muy cerca de San Andrés, donde Paco el Cerillo atendió su comercio hasta su jubilación. La Hermandad de la Soledad da de desayunar a diario a un buen puñado de vecinos que no tendrían ni desayuno si no fuera por Pepe Posi y los hombres y mujeres que le acompañan en el empeño. Andrés Bas, un cirujano que ha vivido tan de cerca el cáncer, lidera una asociación que trata de aliviar, en la medida de lo posible y gracias a sus desinteresados voluntarios, a enfermos y familiares. Emilio Vázquez y Emilio Jiménez no cesan, en la Fundación CB, de cooperar allí donde se necesite en lo cultural y lo social y más allá. Peligros Folgado con Atabal ya ni se sabe cuántos años lleva atendiendo a los que menos tienen. María Gemio se dedica a los inmigrantes con una pasión envidiable. Marco Sánchez es un ejemplo de vida y tesón y, el otro día, junto a su ejército de entusiastas colaboradores -Lorido, esta vez no vi a Valbuena, pero siempre está, Jaime Ruíz Peña o Chema Blanco, por citar a unos pocos de tantos- presentaba el calendario ELA para el 2020. Francisco Javier Santiago obra milagros con ‘su Princesa Rett’, la Fundación Dolores Bas de Arus es un pilar esencial en nuestra comunidad, José Antonio Lagar es infatigable en la Fundación Primera Fila y con la revista Grada, Isabel María Rodríguez se entrega con generosidad a quien sufre el TDAH, Sonia Martínez va a donde haga falta con tal de ayudar a los niños en el espectro autista, Jesús Gumiel y todo su equipo siguen ocupando parcelas donde la Administración no llega, como hacen la ONCE, Alcer, Aspaceba, donantes de sangre o las parroquias, Cáritas, y tantas asociaciones diseminadas por la ciudad -incluidos grupos del Carnaval y cofradías de la Semana Santa- que conforman una auténtica pléyade de héroes a los que solo les importan las personas y sus necesidades. Son nuestros auténticos héroes, hombres y mujeres que hacen de Badajoz una ciudad solidaria y nos permiten creer que no todo está perdido.

Pulsa aquí