+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

acto institucional

Homenaje a los alcaldes democráticos en el 40 aniversario de la Constitución

Acudieron Gabriel Montesinos, Miguel Celdrán, la viuda de Manuel Rojas y se ausentó Luis Movilla. El pintor Juan Valdés dona un retrato de Felipe VI que preside el salón de actos del ayuntamiento

 

El salón de plenos del ayuntamiento acogió ayer la sesión extraordinaria por el Día de la Constitución - S. GARCÍA

Montesinos, Fragoso, Soledad Hinchado y Celdrán. - S. GARCÍA

A. M. ROMASATA badajoz@extremadura.elperiodico.com BADAJOZ
06/12/2018

El Ayuntamiento de Badajoz celebró ayer un pleno extraordinario con motivo del 40 aniversario de la Constitución Española, que sirvió al mismo tiempo para rendir homenaje a todos los alcaldes democráticos de esta ciudad.

El acto se inició con el descubrimiento del retrato del Rey Felipe VI que desde ahora presidirá el salón de plenos. El cuadro es obra del reconocido artista Juan Valdés, pacense de nacimiento y sevillano de adopción, que el pasado 6 de abril fue nombrado Hijo Predilecto de esta ciudad, en el mismo lugar al que ayer volvió para hacer entrega al alcalde de esta obra. El pintor explicó que hace un tiempo el Ayuntamiento de Sevilla le pidió un retrato del Rey para el salón de plenos y pensó que el de Badajoz «no podía ser menos». Con este regalo a iniciativa del pintor, quiere que la ciudad donde vivió sus primeros años hasta que se marchó para estudiar, «tenga este recuerdo» suyo, pues él ya tiene siempre a Badajoz en su memoria. Fragoso agradeció la generosidad del artista con le entrega de este retrato «porque nadie te lo pidió».

A continuación tuvo lugar la entrega de insignias a los exalcaldes por parte de Fragoso. Por motivos de salud, no asistió Luis Movilla, que estuvo al frente del primer ayuntamiento democráticamente elegido, entre 1977 y 1983. Fragoso comentó que él personalmente le hará entrega de la insignia. Sí la recogió Soledad Hinchado, viuda de Manuel Rojas, alcalde desde 1983 hasta 1991, fallecido en el 2000. También acudió al acto el socialista Gabriel Montesinos, alcalde entre 1991 y 1995. El último en recoger su insignia fue Miguel Celdrán (1995-2013), el único que quiso tomar la palabra, para recordar a todos aquellos que, con sus distintas ideologías, han «colaborado en que Badajoz sea la ciudad que es hoy en día».

En su intervención para conmemorar el 40 aniversario de la Constitución, Fragoso señaló que la Carta Magna de 1978 surgió del acuerdo mayoritario de las fuerzas políticas de entonces en un proceso que calificó de «ejemplar», aunque «algunos quieran ponerlo en cuestión ahora desgraciadamente». «Hay quienes piensan que la Constitución se ha quedado obsoleta o ha sido superada por el acontecer de los tiempos», dijo, pero «frente a los agoreros, a los intérpretes interesados o los rupturistas, debemos reafirmar la frescura de un texto constitucional que aún tiene mucho margen para ser desarrollado». Así, reconoció que la Constitución «permite ser mejorada, reformada y aplicada de una manera donde todos podamos vernos reconocidos», lo que no quiere decir «que sea una Constitución obsoleta o que haya perdido valor».

Fragoso quiso en su discurso reconocer «la inestimable figura, única, singular, cercana y comprometida de los alcaldes de los pueblos y ciudades de España que han contribuido a edificar y mejorar esta arquitectura constitucional que a todos nos conmueve y protege». Nombró entonces a los alcaldes democráticos de Badajoz. De Luis Movilla dijo que «supo liderar una transición tranquila hacia la democracia y cuya afabilidad y determinación alumbraron una nueva ciudad que se puso en marcha bajo su mandato». De Manuel Rojas lamentó que se fuese demasiado joven «después de haber iniciado la modernización de una ciudad para cuya transformación trabajó sin descanso». También mencionó a Montesinos, que «en momentos de dificultad supo liderar una ciudad que se preparaba para alcanzar el futuro». Mientras que a su predecesor, Miguel Celdrán, «le tocó el reto de llevar a Badajoz a un nuevo milenio mientras la ciudad demandaba nuevos servicios y adquiría nuevos protagonismos». Todos ellos fueron «alcaldes acogidos por el manto de la Constitución española que permitió, libremente, su elección», remarcó.

Temas relacionados