+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

SUBVENCIÓN DE LA JUNTA DE EXTREMADURA POR EL CONVENIO CON LA CONCEJALÍA DE SERVICIOS SOCIALES

El IMSS recibe 251.000 euros para intervención social en los barrios

El dinero transferido de la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales es para el bienio 2019-2020. Son del programa Crisol para actuar con familias en riesgo de exclusión y comunidades de vecinos

 

Foto de archivo del Instituto Municipal de Servicios Sociales. - ARCHIVO / OTO

Fernando León Rejas Fernando León Rejas
05/05/2019

La Junta de Extremadura ha concedido una subvención al Instituto Municipal de Servicios Sociales (IMSS) del Ayuntamiento de Badajoz para el denominado programa Crisol, conforme al convenio firmado el 6 de marzo pasado con la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales. Este convenio es para financiación el programa de Crecimiento e Inserción Sociolaboral de Personas en Riesgo de Exclusión Social, así como para actuar con comunidades de vecinos de viviendas de promoción pública.

La subvención asciende a 251.243 euros, del Fondo Social Europeo, que, como establece el convenio, publicado el 3 de mayo en el Diario Oficial de Extremadura, tiene carácter bianual, para lo que queda de 2019 y 2020, explicó la concejala de Servicios Sociales, Rosario Gómez de la Peña.

Con este dinero, el IMSS ya ha hecho cuatro contratos --dos trabajadores sociales y dos educadores sociales--, para desarrollar el contenido del programa. Y para ampliar el plan de intervención social que lleva a cabo el ayuntamiento desde 2012, «por valor de 100.000 euros anuales. Comentamos a la Junta que era insuficiente por la ingente labor a desempeñar en los barrios más desfavorecidos; vino el consejero el 8 de febrero de 2017 y explicó que iban a poner en marcha este proyecto. Nosotros propusimos que se pudieran implementar porque es, prácticamente, para hacer lo mismo que hace el ayuntamiento», explicó la concejala.

Este proyecto tiene dos líneas, como el municipal; una es mejorar la convivencia en las comunidades de vecinos de viviendas de promoción pública; y otra es mejorar las competencias y habilidades personales de vecinos en riesgo de exclusión social.

TALLERES/ Explicó Gómez de la Peña que «sobre todo, son talleres dirigidos a los beneficiarios de la renta básica, pues la Ley de Renta Básica les pide hacer una contraprestación, según las condiciones del beneficiario y la indicación del trabajador social sobre qué necesita esa persona para mejor su calidad de vida. En esos talleres se imparten las materias adecuadas a esas personas».

Con el programa Crisol se aborda además la formación, e interviene el Sexpe. Una parte consiste en reforzar el seguimiento de los planes individualizados de inserción, y otra en mejorar la empleabilidad de personas en riesgo de exclusión. Ésta, la Junta se la adjudicó a Fundación Sorapán de Rieros y Renacimiento, a las que los trabajadores sociales derivan a quienes tienen esa necesidad.

Según Gómez de la Peña, «en la parte de formación de Crisol deben participar al menos 200 personas, de las que deberán adquirir cualificación profesional o un empleo al menos 155 de ellas, para que puedan valerse por sí mismos en el futuro».

En la otra, relativa a habilidades y necesidades personales y a la convivencia de las comunidades de vecinos, «todo lo que los trabajadores deriven a la parte nuestra, que va a ser ahora conjunta con la de Crisol, pues vamos a tener más medios; hay tres personas del ayuntamiento y se incorporan cuatro más, así casi se dobla la atención que estamos dando».

COMUNIDADES / En cuanto a la intervención en comunidades de vecinos, «se ha hecho un concurso entre todas las que participan, con las que se ha intervenido; se puso una placa en el portal, fueron los técnicos del programa a visitarlos para ver quién mejoró más y el que ganó estaba fenomenal». Dijo la edil, quien valoró que «la gente está participando y está muy contenta, salgo algún caso».

Gómez de la Peña indicó que «podremos ampliar el programa que llevaba a cabo el ayuntamiento, con un poquito de retraso, pues el consejero nos lo anunció en febrero de 2017; se ha firmado con el convenio con dos años de retraso, pero ha llegado».