+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS TRABAJOS YA HAN COMENZADO CON CARGO AL PLAN DE IMPULSO, POR LO QUE DEBERAN ESTAR LISTOS ANTES DE FIN DE AÑO

El Museo de la Ciudad se somete a la mayor obra en 10 años para acabar con la humedad

Se restaurarán las cubiertas, repararán las filtraciones y se mejorará la accesibilidad con 236.000 euros. El patio interior se cubrirá con un toldo mecánicopara poder usar este espacio durante todo el año

 

Las cubiertas del Museo de la Ciudad se renovarán para evitar filtraciones. - Foto:S. GARCIA

Las obras han comenzado por los aseos de la planta baja. - Foto:S. GARCIA

B. C.
03/11/2013

En el Museo de la Ciudad Luis de Morales acaban de comenzar las obras para acabar con los problemas de humedad que sufre este edificio situado en el corazón del Casco Antiguo y recuperado como espacio cultural hace una década. Esta es la actuación de mayor envergadura que se acomete en las instalaciones en estos diez años y consistirá en la renovación de las cubiertas, arreglo de las filtraciones de humedades de los aseos de la planta baja y la sala de exposiciones, así como la sustitución de la carpintería y elementos de seguridad y mejoras de accesibilidad.

La concejala de Cultura, Paloma Morcillo, explicó que el principal problema que presenta este inmueble, como ocurre en otros muchos del Casco Antiguo, es la humedad. Por ello, además de las reparaciones, como ya se hizo el año pasado en la sede de la concejalía y a la vista de los buenos resultados, se instalará un sistema de electroósmosis inalámbrica. Está técnica para tratamiento de humedades por capilaridad en muros lo que hace que el agua baje a través de la pared al subsuelo y ésta quede seca.

INUNDACIONES Aunque las humedades no han afectado a ninguno de los fondos del museo, sí ha habido problemas de inundaciones por las filtraciones a través de las cubiertas y un canalón obstruido, que también se va a reparar ahora. "Cuando llueve se forma un embudo y sobre todo se nos inunda en las zonas de entrada", apuntó la concejala. Las mayores humedades se concentran también en las paredes de las zonas de accesos y en el sótano, donde no hay material expuesto.

En cuanto a la accesibilidad, se colocarán en la rampa de entrada al museo nuevas barandillas y se instalarán unos cristales de seguridad. Además, se sustituirán todas las ventanas de madera por otras metálicas.

Asimismo, en el patio interior del museo, como también se hará en el de la Concejalía de Cultura, se instalará un toldo mecánico para que en este espacio se puedan realizar actividades (conferencias, conciertos...) a lo largo de todo el año.

Las obras, adjudicadas a la empresa Coalfe SL, cuentan con un presupuesto de 236.375 euros financiados con el remanente líquido de tesorería, por lo que tendrán que estar concluidas antes de que acabe el año. "Estas actuaciones eran necesarias y en el momento en el que a través de remanente hemos podido hacerlo, se ha hecho, porque si bien es verdad que no ha sufrido deterioro ninguna pieza del museo, el arreglo de los baños y de las humedades de la plaza era algo prioritario".

La concejala señaló que el desarrollo de los trabajos no afectará a la actividad normal del Museo de la Ciudad, que permanecerá abierto al público mientras se acometen las obras. Es precisamente en el último trimestre del año cuando las visitas se incrementan de modo considerable, sobre todo, en los meses de diciembre y enero con la exposición de dioramas y el belén monumental. El año pasado el Luis de Morales recibió más de 37.200 visitantes, un 10% por encima de los del 2011.

Por otro lado, con más de 60.000 euros procedentes del remanente líquido de tesorería también se llevarán a cabo distintas actuaciones de mejora en la sede de la Concejalía de Cultura, cuyas cubiertas se renovarán, así como la carpintería interior (la exterior ya se sustituyó el año pasado) para acabar con los problemas de humedad que presenta este edificio. Esta situación se ha agravado en parte por el estado de las cubiertas de la iglesia de Santa Catalina, cuyo arreglo también ha sido ya adjudicado por el ayuntamiento.