+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Lo que yo digo

Obrero y de derechas

 

JOSE MARIA Pagador
04/10/2012

Suele decirse que ser obrero y de derechas, más que un simple oxímoron -palabra que en estos atribulados tiempos se ha puesto muy de moda y con razón- es el paradigma de las contradicciones. La izquierda nació precisamente para proteger a los obreros de los abusos del capital, es decir, de la derecha. Conquistas históricas como la jornada laboral regulada, el descanso semanal, las vacaciones anuales, la protección de los menores frente a la explotación laboral, los subsidios de desempleo y de enfermedad, la jubilación remunerada, la seguridad social, la educación universal y gratuita, y tantos otros logros solidarios, son conquistas de la izquierda. El Estado del Bienestar -que no es más que la aplicación a las naciones del principio de igualdad por el que el conjunto de la sociedad, incluidos los más pobres, tiene derecho a recibir todas las prestaciones básicas sin tener que pagar por ellas- es un triunfo de la socialdemocracia que, después de casi un siglo de su implantación en el norte de Europa, sigue funcionando muy bien allí y haciendo que esos países -Noruega, Suecia, Dinamarca o Finlandia- sean los más avanzados y de mayor bienestar del mundo. Por eso no se entiende que los obreros voten a la derecha, que lo que pretende, precisamente, es quitarles esos beneficios sociales.

En España la cruda realidad de las mentiras del PP, de su desastrosa gestión de la crisis, de su neofranquismo y de su política represiva, ha abierto los ojos a los obreros que votaron a la derecha. Uno de ellos es Alberto Casillas, el camarero que defendió a los manifestantes que se refugiaron en su bar huyendo de las desaforadas cargas policiales del 25-S. Ahora la policía le imputa por su actuación, que no puede calificarse más que de ejemplar desde todos los puntos de vista. Naturalmente, el señor Casillas, que es un sencillo trabajador pero no es tonto, se ha dado automáticamente de baja como militante del PP y ha jurado que jamás volverá a votar a ese partido. Ha tenido que sufrir la injusticia en sus propias carnes para abrir los ojos. Lo mismo les está ocurriendo en estos momentos a muchos obreros votantes del PP, que han visto cómo "su" partido les ha quitado sus derechos, les ha recortado en todo lo que son conquistas sociales, les ha dejado sin ayudas básicas y, encima, les cobra por todo lo que antes era gratuito, y les cobra más por todo lo que antes no lo era. Ahora, los obreros ya saben a qué atenerse.

   
5 Comentarios
05

Por badahósur 17:55 - 04.10.2012

Para "por las conquistas". Sí, me gusta la la aducación que recibió mi abuelo, las ayudas que recibió mi abuelo, la asistencia sanitaria que recibió mi abuelo y la jubilación que recibió mi abuelo. Uf, no me acurdaba que mi abuelo está en una fosa común en el cementerio de Bienvenida asesinado por sicarios de quién tú tanto alabas... . Sin comentarios.

04

Por José Mª Pagador 10:48 - 04.10.2012

Ana, patraña es tu respuesta, puesto que no argumentas nada. Y quien se esconde bajo el seudónimo de Las conquistas, su comentario lo dice todo. La ignorancia y el franquismo su siguen entre nosotros

03

Por ana 9:49 - 04.10.2012

¿Cómo se pueden escribir en un periódico estas patrañas?

02

Por A diferencia de países como Noruega, Suecia, Dinamarca o Finlandia 8:35 - 04.10.2012

que dicen que son los más avanzados y de mayor bienestar del mundo, donde todos contribuyen a ese estado del bienestar para disfrute de todos, en España, la contribución es de solo unos pocos, los paganinis de siempre, pero que lo disfrutan muchos, que para nada han contribuido ni contribuyen al sostenimiento de ese estado, pero que viven muy bien de el gracias a las subvenciones que reciben (los políticos, los sindicalistas y sus estómagos agradecidos.

01

Por Las conquistas 8:27 - 04.10.2012

Conquistas históricas como la jornada laboral regulada, el descanso semanal, las vacaciones anuales, la protección de los menores frente a la explotación laboral, los subsidios de desempleo y de enfermedad, la jubilación remunerada, la seguridad social, la educación universal y ¿gratuita?, y tantos otros logros solidarios, son conquistas de... que en España las implantó un tal Francisco Franco Bahamomde