+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cabalgata de reyes

Los planes de Badajoz se mantienen

El desfile saldrá a las 17.30 horas con los participantes con chubasqueros. Si diluvia, los Reyes sólo estarían en la estación de tren y en San Francisco

 

Popeye protagoniza otra de las escenas. - S. GARCÍA

La concejala, en el convento de Santa Ana. - S. GARCÍA

Mucho tendría que llover para que los Reyes Magos no se diesen esta tarde una vuelta por las calles de Badajoz. La cabalgata que organiza la Concejalía de Cultura mantiene sus planes en la capital pacense a pesar de los malos presagios meteorológicos. Sus majestades serán recibidos a las 17.00 horas en la estación de tren y, si no diluvia, realizarán el recorrido previsto hasta el paseo de San Francisco. La duración normal del desfile si hiciese buen tiempo sería de tres horas, pero si en el trayecto la lluvia apretase, se agilizaría y la cabalgata iría un poco más rápida.

Los 400 niños que forman parte de las carrozas y pasacalles irán protegidos con ponchos impermeables que les facilitará el ayuntamiento, también a los Reyes Magos, si es necesario. Sólo si lloviese tanto que las carrozas no pudiesen salir, Melchor, Gaspar y Baltasar serían recibidos a la hora prevista en la estación y a las 19.30 horas estarían en el templete de San Francisco con los niños que quisiesen verlos. Otra opción sería retrasar la salida del desfile en el caso de que se anunciase algún claro después de las 17.30 horas. Todas las decisiones se tomarán a última hora, en espera de que el mal tiempo dé una tregua.

La concejala de Cultura, Paloma Morcillo, pasará hoy el día pendiente del cielo. Como ya es tradición, ayer acudió al convento de las clarisas para llevar huevos a las hermanas, como hacen los novios que quieren que el día de su boda no llueva. Entregó tres docenas a las monjas, que le prometieron tenerla presente en sus oraciones. Morcillo no recuerda que se haya suspendido nunca la cabalgata en Badajoz. Siendo concejal de Festejos José Miguel Sánchez Hueso, los Reyes se trasladaron al pabellón deportivo de La Granadilla para recibir a los niños y no hace tantos años también llovió pero apretó a mitad del recorrido y no se suspendió, aunque el desfile estuvo pasado por abundante agua.

La concejala se mostraba ayer confiada en que la lluvia que caiga esta tarde permita que la cabalgata se celebre. Comentó que no se podían plantear adelantarla al jueves, como han hecho otros municipios, porque «para nosotros es un verdadero problema» debido a la infraestructura que supone, las medidas de seguridad y los cortes de tráfico, pues el recorrido atraviesa la ciudad de una margen a otra. Las carrozas se han preparado en la nave de Hierros Díaz, en la carretera de Madrid, y saldrán esta mañana al mediodía en dirección a la estación, cubiertas con lonas para que cuando los niños suban esta tarde, las plataformas estén secas. Morcillo apuntó que no se pueden cubrir durante la Cabalgata porque son tráilers demasiado largos, de 13 metros, y tampoco los niños podrían ir debajo de una protección de plástico. Las figuras que las adornan sí se pueden mojar porque están confeccionadas con fibra de vidrio.

La cabalgata está compuesta por 13 carrozas. Tres llevan a los Reyes Magos, adornadas con un gran elefante, un camello y una esfinge egipcia. Una cuarta ha sido preparada por los trabajadores de Correos y está decorada con dos árboles de Navidad. Existe otra dedicada al Portal de Belén y siete, a personajes infantiles: la Sirenita con Neptuno, Astérix y Obélix, Peter Pan y Campanilla, Toy Story, Popeye, los Invencibles y Frozen, además de la dedicada a las artes, que rinde homenaje a la pintura (con enormes pinceles y una paleta de colores). A cada carroza subirán más de 30 niños, todos con sus cajas de caramelos. Se repartirán 5.500 kilos (el ayuntamiento ha comprado una partida de 2.000, más los donados por distintas instituciones). De la comitiva también formará parte el Embajador Postal, que estará esta mañana en San Francisco recogiendo las cartas de los niños más rezagados.