+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

en el padrón municipal hay 152.571 censados

La población de Badajoz crece tras perder habitantes durante dos años

Balboa y Gévora son los poblados que más vecinos pierden, frente a cuatro pedanías que ganan. El barrio que más vecinos gana es Cerro Gordo, que llega a 5.100 habitantes, el doble de Gévora

 

Parque de la barriada de Cerro Gordo. - ANDRÉS RODRÍGUEZ

Habrá que esperar unos años para comprobar si es una tendencia o es un crecimiento puntual, dado que la diferencia es aún muy escueta. Tras dos años de descenso Badajoz gana habitantes y la población censada se sitúa en 152.571 vecinos, según los datos recogidos en el padrón municipal a fecha de 1 de enero del 2019. Un año atrás, la población era de 152.340 habitantes. Es decir, hay 231 más censados, una diferencia que aunque pudiera parecer insignificante, rompe la tendencia que marcó el 2016, el primero en el que Badajoz perdía habitantes, en contra de lo ocurrido los años anteriores, en los que el crecimiento se había ralentizado pero nunca había sido negativo. Badajoz sintonizaba así con lo que estaba ocurriendo en otras ciudades y con la pérdida de población en la región, debido fundamentalmente a la menor presencia de extranjeros.

Pero el crecimiento de Badajoz en el 2018 ha vuelto a ser positivo: un 0.15%, el mismo porcentaje en el que creció en el 2014 y a partir de entonces, aunque siguió creciendo en cifras absolutas, el ritmo se ralentizó. Fue en el 2008 cuando la ciudad y sus poblados superaron la barrera de los 150.000 habitantes, alcanzado la cifra de 150.627.

El devenir es muy dispar entre los distintas barrios de la ciudad, pero la interpretación que puede extraerse es que la población crece en el extrarradio y se mantiene o desciende en los barrios del centro o tradicionales, donde ya no se construyen nuevas viviendas. La zona que más crece, muy por encima de las demás, sigue siendo Cerro Gordo, que supera ya los 5.000 habitantes. Los vecinos allí empadronados suman 5.100, más del doble que la pedanía de Gévora (2.483 censados, que son 20 menos que el año anterior). Cerro Gordo ha ganado en el 2018 nada más y nada menos que 363 vecinos, atraídos por las viviendas nuevas que ofrece este barrio, cuyos vecinos siguen pidiendo infrestructuras. En enero del 2010 Cerro Gordo tenía 1.924 vecinos.

También han crecido otras urbanizaciones alejadas del centro urbano, aunque en menor medida, como La Pilara, con 41 empadronados más que hace un año (tiene 899 vecinos censados) y el Cuartón del Cortijo, con 700 habitantes, que son 10 más que hace un año.

Otros barrios que ganan habitantes son Ciudad Jardín (2.997 censados, 42 más), la Dehesilla de Calamón (también 42 vecinos más, ya son 754 los empadronados), Los Ordenandos (con 32 vecinos más, tiene 6.200), La Banasta (tiene 530 censados, 26 más que hace un año), la Urbanización Golf Guadiana, con 378 habitantes, 27 más y Las Vaguadas, que ha ganado 22 este último año (tiene 5.390 vecinos empadronados, que son algunos más que en Cerro Gordo).

Entre los barrios que más habitantes pierden están el polígono de La Paz (58 empadronados menos), San Roque (54 vecinos menos), Santa Marina (51) y el Casco Antiguo (49). Sin embargo, en San Fernando crece la población, poco, pero no desciende (5 habitantes más).

En cuanto a los poblados, la mitad pierde población. Llama la atención Balboa, cuyo censo se ha reducido en 16 vecinos (de 475). También Gévora tiene 20 menos, 11 ha perdido Valdebótoa y 7, Sagrajas. Siete son los que ha ganado Novelda, mientras que en Villafranco y Alcazaba hay tres censados más que hace un año y Alvarado ha ganado 12, de forma que ya son 337 los vecinos que viven en esta pedanía.

 
 
1 Comentario
01

Por soscascoantiguobadajoz 18:22 - 24.02.2019

La tendencia del centro es la despoblación, desde hace mucho tiempo, y en favor del extrarradio. Quizás tenga que ver con la falta de mimo y amor hacia sus calles y el estado lamentable en el que se encuentran. Es normal que quien no sienta apego a su ciudad no cuide sus raíces.