+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

RESULTADOS DEL TRABAJO DE CAMPO DE LA REVISIÓN DEL PLAN ESPECIAL DEL CONJUNTO HISTÓRICO. SON EL 16% DE LAS QUE HAY EN ESTA ZONA

300 parcelas del casco viejo con viviendas están deshabitadas

En los datos de la revisión no se entra al detalle del número de viviendas sin ocupar. Se hará un nuevo inventario sobre los usos y estado de conservación. En cada una de estas parcelas puede haber una o más viviendas. Se ha partido del consumo de agua. Hay doscientos establecimientos comerciales menos que hace treinta años, mientras que los hoteleros han pasado de 4 a 70

 

La calle Margallo es una de las zonas del casco viejo donde el grado de desocupación y deterioro es mayor. - FRANCIS VILLEGAS

El ayuntamiento ha sacado a concurso la realización de un inventario de la situación inmobiliaria y de usos en el conjunto histórico. Es un trabajo que complementará el que se está realizando con la revisión del plan especial, las normas urbanísticas que rigen en el casco viejo de la ciudad. En la revisión, su avance está en exposición pública, ya se adelantan datos sobre la desocupación y estado ruinoso de edificaciones o parcelas. Son 399 (299 se encuentran desocupadas, sin habitantes, mientras que un centenar están en estado ruinoso o muy deteriorado).

El análisis de la revisión se hace por parcelas con edificaciones, sin entrar al detalle de viviendas. En cada una de ellas puede haber una o más viviendas. Se ha hecho así porque se optó «por consultar los datos de consumo de agua nulo o despreciable» y el método no permite llegar al detalle «de cada vivienda dado que los consumos de agua, en muchas de las parcelas con varias viviendas, están vinculados a un contador», según se indica en el avance de la revisión del plan.

Con la realización del inventario se pretende contar con un estudio más detallado «sobre el estado inmobiliario de la ciudad histórica desde el punto de vista de usos, ocupaciones y de titularidades». El pliego técnico, redactado por los profesionales que trabajan en el consorcio Cáceres Ciudad Histórica, advierte de que «cada vez hay más locales comerciales vacíos y los carteles de inmobiliarias imperan en las partes residenciales». Por contra, hay «casi un furor por promover actuaciones de recuperación para apartamentos turísticos», aunque «los análisis racionales permiten afirmar que en Cáceres no estamos, a día de hoy, inmersos o acercándonos a un proceso de gentrificación», aseguran los técnicos en su informe.

En el plan especial que está en vigor, y que es de 1990, sí se realizó un análisis pormenorizado de viviendas vacías o en mal estado. Entonces se cuantificó que en el casco viejo había 3.833 viviendas, de las 1.299 estaban desocupadas y 122 en mal estado o en un ruina. No se puede comparar con la revisión (cuyo trabajo de campo es de 2019), que para su análisis parte del número total de parcelas, que son 1.854 (en cada una habrá una vivienda o varias). No obstante, en la revisión se sacan una serie de conclusiones, entre ellas que «nos encontramos con que el grado de desocupación es mayor en zonas como las calles Trujillo, general Margallo, Barrio Nuevo y Castillo". En cuanto al deterioro, la revisión destaca «el aumento drástico del deterioro» en las áreas urbanísticas de Santiago y de la calle Barrio Nuevo y su entorno.

La revisión también hace una comparación entre los establecimientos comerciales que se contabilizaron en 1990, cuando se redactó el plan especial en vigor, y los que hay en la actualidad. Hace treinta años había 526, mientras que ahora hay 205 menos. Todas las zonas del casco viejo, salvo la de Santa Clara, «ven mermado su tejido comercial», destaca la revisión, y «especialmente dramático parece el caso de San Juan», añade.

En el otro lado de la balanza está lo que está ocurriendo con los establecimientos dedicados a la hostelería. Cuando en 1990 se redactó el plan especial en vigor se contabilizaron cuatro (dos hoteles, el parador y una pensión), mientras que en la revisión, con datos de 2019, se han cuantificado 70 (11 hoteles, un parador, dos pensiones, cuatro hostales, un albergue y 51 apartamentos turísticos).

 
 
5 Comentarios
05

Por fuera la zona azul 21:55 - 11.11.2020

N4 estoy de acuerdo contígo que te quiten todos tus vienes y se los den à los jóvenes y a ti se te de una tienda de campaña del sprinte dos plazas una cantimplora de agua y se te deje un cachito à lado de la estatua de Hernan cortes para que te de sombra haber que te parece ,solucionado.

04

Por Estoykof 17:34 - 11.11.2020

Pues hay una buena solución: expropiación, rehabilitación estándar con calidades medias y vivienda social, en venta o alquiler, que hay muchos jóvenes que no se pueden permitir una casa nueva en casa dios y tienen buenas piernas para subir unas escaleras. Los pisos bajos para mayores o personas con alguna discapacidad. !Arreglao¡

03

Por fuera la zona azul 17:00 - 11.11.2020

La eliminación de tantos aparcamiento y dificultades para restaurar y hacer obras en viviendas hacen que los hijos de los que viven en esta zonas nos marchemos à zonas residenciales más cómodas. .

02

Por Vivalariberaviva 15:47 - 11.11.2020

Repasemos las inversiones de las últimas décadas públicas y sociales en la parte antigua: escuelas, guarderías, ummmh?.... No hay. Cerraron la escuela del Madruelo. Centro de día para mayores?, no hay. Transporte público, aparcamientos vecinales, carga y descarga? Algo hay. Zonas verdes, espacios infantiles, centro cívico, espacios vecinales... Poquito! Viviendas sociales? Eso qué es? En cambio si miramos las inversiones públicas para el sector turístico veremos hasta "cesiones" de solares enteros con palacio incluido. ¿Qué modelo de barrio queremos? ¿Monocultivo turístico, museo monumental?, o ¿barrio vivo y diverso en usos y gentes? ¿Ordenanzas reguladoras?, ¿Para qué? ya está el libre mercado para que vengan las sociedades de inversión a "modelar" el barrio a su antojo.

01

Por Ciudadano Libre 10:59 - 11.11.2020

Consecuencia lógica de unas ordenanzas que convierten cualquier obra de rehabilitación en un suplicio administrativo, de una peatonalización que sólo mira al turismo (que no acaba de arrancar), de convertir el núcleo de la ciudad en mero decorado de película, de haber quitado centros universitarios...al final, el centro histórico se ha hecho inhabitable.