+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

sentencia de la audiencia provincial de Cáceres, que puede recurrirse

Absuelto el exalcalde de Sierra de Fuentes de acoso laboral

Un empleado municipal le acusó también de tortura por sus acciones contra él

 

Una fotografía de archivo del exalcalde, Antonio Luis Díez. - EL PERIÓDICO

SIRA RUMBO caceres@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
11/04/2019

La Audiencia Provincial de Cáceres absuelve al exalcalde de Sierra de Fuentes, Antonio Luis Díez, de los delitos de acoso laboral, lesiones y tortura. Había sido denunciado por un empleado municipal, que se quejaba del trato que le daba el exalcalde. Según indica la sentencia, el trabajador fue nombrado por Díez asesor jurídico y letrado municipal, cargo que ostentó durante cinco años, hasta que en un pleno se acordó la amortización de dicha plaza. Por esta razón se le cambió de lugar de trabajo y se le asignaron otras funciones, que no fueron aceptadas por el trabajador.

A partir de ahí, añade el fallo, comenzó una situación laboral «tensa, compleja y difícil». El ayuntamiento llegó a abrirle un expediente disciplinario porque, valiéndose de su condición de empleado público, había decidido «no tramitar la licencia para la ampliación de su propia vivienda». Se decidió suspenderle de sus funciones durante cinco años. Lo recurrió vía judicial, que anuló dicha sanción.

A partir de ahí el resto de las decisiones que se tomaron con respecto a su puesto de trabajo (relacionadas con la supresión de complementos que cobraba por su puesto de trabajo o con cambios de lugar en el que ejercía sus funciones) fueron recurridas por este empleado vía judicial. En todas el juzgado le dio la razón.

Ante esta situación el exalcalde, que ha sido defendido por el abogado Vicente Valle, decidió escribir una carta en contra del empleado y difundirla entre los vecinos. Fruto de todas estas situaciones el trabajador sufrió varios cuadros de estrés y ansiedad que terminaron con un ataque al corazón por el que después le concedieron la incapacidad total. En cambio la Audiencia no considera probado que los problemas de salud fueran consecuencia de las decisiones tomadas por el exalcalde. El magistrado estima que todas las resoluciones dictadas en relación a este empleado obecedían «a acuerdos de pleno o a cuestiones organizativas».