+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el apunte

Agarrarse a Buda

 

Los alcaldes de Cáceres y Lumbini con el memorando de colaboración entre ambas ciudades. -

En los casi siete meses que se llevan desde el cambio del gobierno local solo dos iniciativas han aportado una novedad significativa sobre proyectos que puedan generar mayor actividad, que es lo que necesita la ciudad para que no siga apagándose poco a poco. Uno es el cambio de la norma urbanística para facilitar la construcción de plantas fotovoltaicas en el extenso municipio cacereño y el otro es la instalación de un complejo o centro budista que atraiga más turismo y haga más atractiva la ciudad. Esto último, que al principio sonaba a broma, va tomando forma, aunque todavía se está en una fase muy inicial y lo cierto es que, al margen de un hermanamiento con una ciudad que está a 8.000 kilómetros, sigue provocando más dudas que certezas.

En Cáceres no se pueden desestimar los proyectos sin más. Dejando aparte el turismo, con el sector servicios que se genera a su alrededor, y la innovación, con el centro tecnológico del campus y el de cirugía de mínima invasión, poco más se tiene fuera del sector público. Hay una alternativa sobre la mesa, que es un modelo minero-industrial con el proyecto para la extracción de litio en la Montaña, pero esta iniciativa no solo se enfrenta con un rechazo de parte de la sociedad cacereña, sino también con las dudas y temores de que una vez finalizada la actividad, o si el litio no es rentable, se abandone la extracción a la mitad y se deje la Montaña convertida en un paraje yermo. Y este espacio no está en la mitad de la nada, sino que forma parte del cinturón verde de la ciudad.

Turismo, innovación y ahora fotovoltaicas, la modificación del plan general de urbanismo para facilitar esta última ya está en exposición pública. Y luego está el complejo budista, que no se podrá tomar en serio hasta que se resuelvan dudas importantes. La primera es que haya garantías de que la inversión que se promete y anuncia sea real. Luego habrá que resolver la cesión o enajenación del suelo y la consiguiente modificación del plan de urbanismo para adecuar el uso del terreno al fin que se persigue, ya sea dotacional, terciario... y si también es residencial habría que justificarlo y en qué porcentaje.

En Cáceres hay precedentes, en uno de ellos se facilitó la instalación de Induyco en la ciudad. El ayuntamiento vendió suelo municipal a la empresa textil con unas determinadas condiciones, una de ellas era el número de empleos, un requisito que se cumplía en los primeros años, pero que después, con la crisis del sector textil, no se alcanza.

Para que el centro budista sea creíble todo el procedimiento urbanístico tiene que ser muy transparente. Si el suelo es municipal, mejor, parte de la plusvalía queda en la ciudad. El cambio de uso de los terrenos se tendrá que hacer con unas condiciones que permitan la reversión a su situación anterior si los objetivos no se cumplen y para evitar que se acabe especulando con el suelo.

A las fotovoltaicas les queda menos, y es mucho más fácil que sea una realidad, al centro budista le falta mucho más, pero habrá que tener fe y confiar en que detrás no hay una operación especulativa urbanística. Cáceres no está para desdeñar proyectos, aunque parezcan un cuento chino.

   
8 Comentarios
08

Por poleo 18:14 - 12.01.2020

Ahora que está de moda la palabra referendun. cabe preguntar por este medio a los ciudadanos cacereños si aceptan el capricho de este Sr. Zaragozano?.

07

Por la vieja del bisillo 17:28 - 12.01.2020

En fin... ayer en canal Extremadura TV indicaban las congregaciones budistas de Extremadura que no entendían el porqué del centro budistas en Cáceres, no entendían como y a quien había apostado por Cáceres, no entendían si el centro Budista sería un parque temático de esta religión. En fin...si ni ellos apuestan por el centro budista apoyando sus reflexiones religiosas en esta ciudad, para que puñetas tanto alarde.

06

Por PePe. 15:16 - 12.01.2020

Esa empresaria, merece todo los respetos. Marcelo, veo que el bozal escogido para hoy, es el más holgado para dejar pasar tantas malas babas, anda cambia a una menor y sale para restregarte por las esquinas.

05

Por Maria la portuguesa 14:45 - 12.01.2020

Estoy como loca por saber cuáles son los terrenos propuestos para albergar la salvación de Cáceres. A lo peor es suelo protegido,habrá que buscar un resquicio ilegal para resolverlo. Plataforma ya.

04

Por marisamp 13:31 - 12.01.2020

Ocho años seguidos malgastando fondos europeos y de toda clase, sin proyectos a largo plazo y sin planes estratégicos y se quejan de que en 6 meses solo hay 2 proyectos importantes millonarios encima de la mesa... retratados!

03

Por Marcelo1980 10:26 - 12.01.2020

LT, se bajará al infierno. Se hará la mina. En 2023 la verán tus ojitos. Y A ver si alguien se anima a contarnos cual es el papel de Pilar Acosta en toda esta historia. ?empresaria, vendemotos, intermediaria, comisionista??

02

Por Akelarre 10:13 - 12.01.2020

Un aplauso para el alcalde y para todos los concejales que apoyan el tema. Si al final no sale, que no salga, pero que no sea porque no se intente. Y otro para la empresaria que destapó la posibilidad, Pilar Acosta.

01

Por Lex Talión 10:06 - 12.01.2020

Si hay que ir al infierno a buscar inversiones, se va. Que los catovis se tiren de los pelos, me parece una osadía, máxime cuando la ciudad carece de inversiones extranjeras. Si la llegada del Buda va a significar la resurrección de la ciudad, que baje buda y lo vea.