+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PASÓ POR la sala la intemperie, de madrid, con esta aventura a través de los recuerdos

Alberto Amarilla con su ‘Re cordis’, entre los mejores montajes de 2017

Reconocimiento al actor cacereño de la revista Notodo.com, que destaca su obra. El monólogo es un proyecto personal, que bucea en la memoria y el corazón

 

El cacereño Alberto Amarilla en un momento de la interpretación de ‘Re cordis’. - CEDIDA

MIGUEL ÁNGEL MUÑOZ caceres@extremadura.elperiodico.com CÁCERES
23/01/2018

Recordar es una de las palabras más bellas del castellano porque sus raíces son ‘Re’, que significa ‘otra vez’, y ‘Cordar’ que viene de ‘cordio’ y ‘cardio’, que significa ‘corazón’. Recordar viene del latín y etimológicamente quiere decir ‘volver a pasar por el corazón’, ¿acaso no hacemos eso cuando recordamos? De entrada ‘Re cordis’ es un buen gancho para atrapar al espectador, una obra puesta en pie por el cacereño Alberto Amarilla que vuelve a vestirse con la piel de un protagonista entrañable y que acaba de ser elegido como uno de los mejores montajes teatrales de 2017 según la revista Notodo.com.

Un nuevo reconocimiento para uno de los actores cacereños más laureados del cine español que en ‘Re cordis’, bajo la dirección de Amarilla y Mabel del Pozo, afronta un espectáculo que une las nuevas corrientes de pensamiento del siglo XXI (neurociencia) con la capacidad de juego del teatro. Un hombre, que no se reconoce en su espacio y cuya memoria falla en recordar quién es. Así es el punto de partida que nace de la unión de dos viajes en paralelo que el público acierta a recorrer guiado por la emoción. Sensibilidad y carcajadas se unen en este viaje melancólico a la mente de un hombre cuya identidad se desvanece irremediablemente.

Amarilla guía, como siempre de modo sublime, al espectador a través de varios personajes, desde Don Quijote de la Mancha hasta la profesora de inglés del protagonista. La obra, que ha estado en la Sala La Intemperie de Madrid, comienza cuando el actor despierta en una habitación de hotel que se desintegra. Una llamada telefónica (que responde a través de un zapato viejo) será el punto de partida de una aventura a través de sus recuerdos.

La función ha sido creada por Alberto Amarilla, de manera que es un montaje con sello propio que afronta solo en un escenario prácticamente vacío. «Es un proyecto personal, un monólogo muy interesante desde el punto de vista del actor que es capaz de meterse en varios roles. El tipo vive en el 2060 pero todos su recuerdos van de 2017 hacia atrás», relata Amarilla, que vuelve a derrochar sensibilidad sobre las tablas en esta obra cuya dramaturgia está firmada por el propio actor, Sergio Rubio y Mabel del Pozo y la dirección de movimiento de Alberto Arcos. Ojalá Cáceres pueda disfrutar pronto de esta maravilla. De momento, del 10 de febrero al 6 de marzo estará en el Teatro de las Culturas / Teatro de la Escuela de Madrid.